Mercados en perspectiva

Temporada de reportes y OPEP

Con Alcoa iniciamos las entregas de reportes trimestrales este lunes. Y la empresa líder mundial en aluminio, como muchas otras, no muestra grandes números, en particular este reporte no es bueno, lo cual no es sorpresa y de alguna manera era de esperarse; en general la expectativa es que observemos datos débiles en todos los sectores (8 por ciento en promedio menores) respecto a lo reportado el trimestre anterior.

En lo personal creo que todos los reportes resentirán la desaceleración económica y la afectación provocada por la volatilidad y falta de dirección sobre los precios de los energéticos; tal vez el renglón más dañado sean las empresas manufactureras, que pueden ver una mayor reducción en ventas y utilidades por su exposición al tema energético, pero sin duda también habrá datos débiles en bancos y otros sectores. Sin embargo, ante la pobre expectativa que se espera de la mayoría de las empresas, y aun entendiendo los efectos de la desaceleración global, considero que la temporada de reportes nos puede volver a sorprender para bien, digamos que es muy malo lo que se espera contra la posibilidad de encontrar buenas noticias en algunos reportes que aminoren este ambiente pesimista, habrá que esperar para ver más reportes.

Esta semana también será importante confirmar el rumbo y ritmo económico de China, al conocer el PIB de ese país y sus exportaciones. Otro asunto que se ventilará en la semana es el tema de la inflación en Europa, donde podremos calibrar la efectividad de los estímulos que se han aplicado para detonar la actividad económica. Desde mi punto de vista, la nota más importante será la que surja el domingo 17 de abril, se reunirán en Qatar miembros de la OPEP y otros países invitados para buscar un consenso en cuanto a la producción petrolera. Puede ser un buen antecedente lo que surgió en el mercado como noticia el martes 12 de abril, cuando al parecer los dos países más importantes en términos de extracción —Arabia Saudita y Rusia— acordaron congelar la producción a niveles de enero de 2016, lo cual sería un gran adelanto y los haría llegar a la mesa de negociaciones con una actitud proactiva que puede ayudar a poner piso a los precios del crudo. Falta conocer las posturas de otros importantes jugadores, como Irán, pero al parecer puede ser un fin de semana positivo en ese sentido, independientemente de que Irán decida sumarse a lo pactado.

Al momento de finalizar esta columna, los mercados y sus reacciones lucían favorables, con cierres de bolsas en terreno positivo y una apreciación del peso hacia niveles inferiores a 17.45 por dólar.


info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx