Mercados en perspectiva

Precios del petróleo

Recientemente leí un artículo, de una prestigiada firma de inversión, en el que estimaba que los precios del petróleo —WTI— estarían en niveles de 20 dólares por barril el año entrante; argumentaba varias razones por las que todavía esta materia prima puede seguir cayendo.

Si eso fuera cierto sería una muy mala noticia para México, no obstante que hemos ya cubierto las ventas para 2016 por ese concepto en 49 dólares por barril. Yo difiero de esas estimaciones por las siguientes razones:

Crecimiento global. 2016 será un año con crecimiento débil, pero creo que será mejor que 2015 —el Fondo Monetario Internacional estima que la expansión este año será de 3.5 por ciento y de 3.7 por ciento el entrante—, y esta es una muy buena razón para pensar que los precios no pueden seguir cayendo; de la misma manera, pienso que tampoco tienen mucho sustento para aumentar de manera considerable. El crecimiento seguirá siendo muy bajo, pero mejor al de 2015. Las dos principales economías del mundo, Estados Unidos y China, tienen pronósticos de mejor crecimiento, de igual manera que los emergentes —que muchos de ellos no solo no crecen, sino que están en recesión— también tendrán un mejor desempeño en promedio.

Niveles de producción. Es cierto que este punto va de la mano con el anterior, a mayor crecimiento o demanda, mayor producción. La OPEP se ha mostrado renuente y no parece querer cambiar de opinión en cuanto a recortar la producción; ellos (principalmente países árabes) tienen costos de extracción por debajo de 10 dólares por barril, por lo cual si siguiera bajando el precio, ellos siguen siendo rentables; de hecho, ha sido de su interés que el mercado se depure y que muchos productores y plataformas que tienen costos de extracción superiores a los precios actuales decidan cerrar temporalmente ante la inviabilidad del negocio. Se estima que en aguas someras —no profundas—, los costos de extracción pueden llegar a ser tan bajos como siete dólares por barril, mientras que en aguas profundas este costo llega a ser de 70 dólares.

Los niveles de producción no van a disminuir, primero porque la OPEP no quiere, y segundo porque la demanda y crecimiento global requerirá de más petróleo para alimentar a la industria; probablemente más plataformas de aguas profundas decidan cerrar, lo cual ayudará a mantener el precio.

Conclusión. Dicho lo anterior, no veo razones para que el precio se desplome y llegue a ese pronóstico de 20 dólares por barril, así como tampoco veo motivos para que suba de manera abrupta; pareciera un pronóstico realista para 2016 ubicar el promedio de los petroprecios en 55 dólares por barril, en contraste con los 53 dólares promedio de 2015.

Un imponderable que nadie toma en cuenta para hacer predicciones de los precios es si surgiera un conflicto geopolítico, que muchas veces ha sido responsable de alzas por países que entran en guerra y dejan de producir; o bien, zonas de mucho tráfico que se cierran temporalmente y restringen la producción. Esta última variable, que espero no se dé, sí puede subir de forma importante los precios actuales.


info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx