Mercados en perspectiva

Julio rojo

Para los mercados, julio fue bueno, con desempeño aceptable, que sin datos sensacionales y al considerar las expectativas durante la temporada de reportes trimestrales en Bolsa, fueron mejores a lo esperado. Las principales economías tuvieron un desarrollo discreto, reportaron datos que confirman un avance moderado, y solo hasta finales de mes, con el informe de crecimiento en EU, tuvimos un número, en cierto modo, decepcionante; no obstante, diríamos que los mercados se comportaron predominantemente positivos.

Pero no fue lo económico lo que llamó mi atención, sino lo social, lo político y los actos infrahumanos que caracterizaron un mes teñido de rojo, de tragedias. El más sonado fue el atentado en Niza, Francia, que le arrebató la vida a más de 80 personas; en Alemania hubo también dos ataques y ocasionaron la muerte a más de 20 personas; en EU se dieron eventos de violencia aislados que causaron la muerte de otros inocentes, pero ninguno más atroz y más numeroso en víctimas que el de hombres-bomba que se hicieron estallar en Irak en un centro comercial para quitarle la vida a más de 200. ¿Por qué este último evento fue el menos sonoro, el de menor impacto y ruido mediático? No lo sé, pero indigna que hasta para la tragedia la dimensión y difusión distinga y diferencie de manera descarada. Todos esos actos son atroces y tendrán consecuencias: impactos económicos que en la derrama del turismo se manifestará, ya que poco a poco la gente pensará y valorará mejor sus destinos de descanso, y muchos cambiaran de planes; el cometido de los terroristas es sembrar miedo, y lo logran con cada acto que cambia la forma de vivir o decidir. Cada vez más recursos se destinan a la seguridad de aeropuertos, centros culturales, espacios públicos y hasta centros de culto. En EU y en Europa, por lo pronto, se vive con miedo, con una paranoia de que ya viene el siguiente acto... ¿dónde y a cuántos inocentes alcanzará? Los políticos dan prioridad a sus agendas y campañas con estos temas de seguridad nacional y de migración. El efecto no es inmediato, pero de continuar las repercusiones serán sensibles. Durante julio llamó mi atención, dado que fue el mes de arranque de campañas políticas en EU, que los republicanos y demócratas ratificaron a sus candidatos, y ahora los siguientes meses serán también de incertidumbre.

El tema del terrorismo jugará un rol importante en los votantes en EU, será importante ver qué predominará: la política antimigratoria y despectiva de uno, o el endurecimiento y fortalecimiento de la seguridad nacional y la inteligencia —pero incluyente— de la otra fracción. Por lo pronto, en México esos actos no ocurren, pero el secuestro y daño a la economía por un sector “magisterial” sigue haciendo estragos, y se burla de la autoridad y del estado de derecho.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx