Doble Fondo

Lo que se nos viene este 2015/I (Michoacán)…

A ver quién va a salir a dar la cara después de las reiteradas advertencias de que las cosas no andan bien en ese estado y que sus comicios sí serán un "foco rojo".

Ojalá le vaya bien a México este año. Ojalá nos vaya bien a todos. Ojalá, pero por lo pronto, hay zonas que serán convulsas en 2015. Uno de estos focos rojos lo representa Michoacán, donde el 7 de junio habrá comicios para elegir gobernador, diputados locales, y 113 alcaldes. Será difícil que el periodo electoral transcurra sin incidentes en un estado que, como se vio en 2013 y 2014, fue literalmente sometido por el crimen organizado y rescatado por el gobierno federal.

Desde años atrás MILENIO y otros medios de comunicación documentamos la impune injerencia de criminales en asuntos políticos y electorales. Recuerdo aquel impactante audio transmitido en MILENIO Televisión durante los comicios de noviembre de 2011, en el cual se comprobó de qué manera delincuentes iban casa por casa en un municipio (Tuzantla, colindante con el Estado de México, con el narquísimo municipio de Luvianos, cercano al desventurado y también narcomunicipio de Tlatlaya) para indicarle a los pobladores por cuál candidato debían votar (Julián Rodríguez, del PRI), ya que de lo contrario acabarían con ellos y sus propiedades. El priista ganó, por supuesto.

Muchos desestimaron el audio. A finales de 2013, luego de meses de reporteo con distintas fuentes, y gracias a la persistencia, a la eficiente veta reporteril de Carlos Marín, publiqué en MILENIO datos de los cuerpos de seguridad del Estado mexicano acerca del gran banco central que era Michoacán para Los caballeros templarios: tenían al menos mil millones de pesos al año de ingresos por sus diferentes actividades. Y pagaban, al menos, 325 millones de pesos en sobornos. Controlaban, compraban, por las buenas o las malas (plata o plomo), a cualquier autoridad, como quedó comprobado con el caso del gobernador interino Jesús Reyna.

Por “cuotas fijas” y “obra pública” del estado y los municipios, los Templarios conseguían 170.4 millones de pesos anuales. De los 113 municipios que hay en el estado, al menos 40 habían pagado al crimen organizado. Además, las millonarias narconóminas de los Templarios, en las que estaban funcionarios y policías, eran de al menos 325 millones de pesos al año.

Nos dicen que ahora todo está en paz en Michoacán. Que ya no ocurre eso. No es verdad, si uno se circunscribe a los testimonios recabados entre productores y ciudadanos no solo en Tierra Caliente, sino en zonas aledañas. Viejos y nuevos criminales (unos reconvertidos en Fuerza Rural y otros pertenecientes al cartel de Jalisco Nueva generación y a pandillas como Los Viagra) extorsionan y presionan como lo hacían los Templarios.

Nos reiteran, discurso tras discurso, que no es así. Tal como hicieron en 2013 hasta que todo estalló. Que son infundios (habrá que asumir entonces que los michoacanos que tienen las agallas de acercarse a denunciar ante los medios, rogando por su anonimato, son mitómanos). Nos aseguran que los candidatos a alcaldes no recibirán presiones y amenazas. Que no serán títeres de criminales como ha sucedido (por las buenas o las malas) recurrentemente. Que no se infiltrará el viejo y el nuevo crimen organizado.

Ojalá sea así. Pero si sucede lo contrario, a ver quién es el guapo que va a salir a dar la cara después de las reiteradas advertencias de que no, de que las cosas no andan bien en Michoacán (como constatamos en semanas previas) y que sus comicios sí serán un foco rojo porque viejos y nuevos criminales van a intentar incidir en las urnas, tal como lo han hecho desde hace décadas.

Esto en Michoacán. Guerrero, ese es otro infierno que se nos viene en 2015…

jpbecerracostam@prodigy.net.mx

http://twitter.com/jpbecerraacosta