Doble Fondo

Y ustedes, ¿se indignan cuando matan a soldados?

El 13 de mayo de 2014, más de un año antes de que los bárbaros sicarios del cártel de Jalisco Nueva Generación derribaran con un misil ruso un helicóptero Cougar de la Fuerza Aérea en Villa Purificación (Jalisco, 1 de mayo de este 2015), lo cual provocó que nueve militares y una policía federal murieran, criminales de ese grupo habían cometido otra monstruosidad, que ya he narrado aquí:

Un teniente y cinco soldados, del 32 Batallón de Infantería del Ejército, trasladaban muestras de combustible decomisado en Guachinango a las instalaciones de la delegación de la PGR en la capital de Jalisco. Al pasar justo bajo del arco de cemento que anuncia el ingreso a Guachinango, el camión fue emboscado. Más de 30 sicarios del cártel de Jalisco Nueva Generación, subidos en seis vehículos, abrieron fuego. Los criminales lanzaron granadas y el combustible que los soldados transportaban en tambos estalló. Cuatro miembros de la tropa cayeron baleados y calcinados. Horas después las imágenes de los militares quemados eran macabras.

La más reciente agresión ocurrió a las 3:45 horas del viernes: se estima que alrededor de 60 sicarios del Cártel de Sinaloa, o de alguna de sus ramificaciones, que portaban armas de grueso calibre y granadas, atacaron un convoy militar en Culiacán cuando, con ayuda de la Cruz Roja, trasladaba a un presunto criminal herido cerca de Badiraguato. El saldo de la emboscada fue de cinco soldados muertos y 11 heridos (seis yacen en estado grave). Algunos de los militares perecieron como en Jalisco: baleados y quemados.

Las imágenes de Culiacán, como aquellas de Guachinango, son espantosas, crueles: cuerpos destrozados, pieles achicharradas.

Me puse a buscar en páginas de redes sociales, que pertenecen a soldados, sus sentimientos, sus emociones. Miraba yo fotos de algunos de los militares asesinados en Sinaloa. Varios de ellos eran muy jóvenes. Podrían haber sido estudiantes de Ayotzinapa. Me detuve en la historia de un cabo. Se llamaba Cristian. “Un gran elemento, una gran persona, que próximamente iba a ser padre, al cual le arrebataron la vida. Han dejado a una mujer viuda y a un hijo que nunca conoció a su padre. Descanse en paz, cabo de Sanidad”, posteó uno de sus compañeros.

Luego hice un alto en una foto de otro soldado que, de la escena del crimen, recogía cuatro cascos verde olivo de los militares caídos. “En sus manos lleva el sueño, el sacrificio”. La vida perdida de sus colegas de armas.

No los veo por aquí protestar, tuitear, conmoverse ni un ápice. ¿Ustedes se indignan cuando sicarios monstruosos matan a soldados mexicanos? Creo que no. Asumo que les vale madres. Supongo que no les parece políticamente correcto hacerlo en esta selva de las redes sociales.

jpbecerracostam@prodigy.net.mx

twitter.com/@jpbecerraacosta