Doble Fondo

Matrimonios gay y el México horrible...

Son de esas buenas noticias que en principio desechamos o relegamos los periodistas por aquella antiquísima regla no escrita de que "una buena noticia no es noticia". O aquello otro de que lo importante no siempre es periodístico y, por lo tanto, no debe ocupar un espacio relevante en un diario y tampoco en un noticiero de televisión.

Fue el caso de las iniciativas (una de reforma constitucional y otra para modificar el código civil federal) que el Presidente de la República envió la semana pasada al Congreso de la Unión para que cualquier persona, sin distinguir sus preferencias sexuales, pueda casarse con quien se le dé la gana y que goce de los beneficios que el Estado mexicano tenía reservados exclusivamente para los matrimonios entre hombres y mujeres.

En un país con tantas malas noticias, con un acendrado "mal humor social" (para citar a Enrique Peña Nieto), que es producto de las apabullantes cifras de pobreza, miseria, desigualdad, corrupción, violencia e inseguridad en muchos municipios y estados, es de celebrarse que México pueda avanzar en la construcción de una sociedad más liberal, incluyente y respetuosa.

En este caso, además, resultó reconfortante que, por la razón que fuere (cálculo electoral, intento de mejorar su maltrecha aprobación ciudadana), el Presidente y su gente en Los Pinos hayan entendido que también hay que gobernar para grupos que son considerados (por ejemplo en los pasillos de las jerarquías de la Iglesia) como minoritarios. Quizá, cuando en todos los estados del país cada quien se pueda casar con quien desee, podamos como sociedad empezar a combatir de manera más eficiente todos esos horribles rasgos discriminatorios que nos manchan como ciudadanos de México.

Y es que mire usted algunos datos que pude recabar y presentar como un recuento (que no como reportaje) sobre la violencia contra los grupos con sexualidades diversas:

1. En los últimos 20 años (entre 1995 y 2015) se han registrado mil 310 asesinatos por odio homofóbico en 29 entidades del país, aunque se estima que por cada caso reportado hay tres o cuatro más que no se denuncian, de acuerdo con el más reciente informe de la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH), realizado por la organización civil Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana. 2. En el informe se asegura que, con tales datos, México ocupa el segundo lugar a escala mundial en crímenes por homofobia, solo detrás de Brasil. 3. Esa cifra —mil 310 homicidios— implica 65 casos por año, cinco al mes, al menos uno por semana, en promedio. Se trató de agresiones contra lesbianas, gays, bisexuales y gente transgénero. Y 4. Cuatro de cada diez mexicanos no dejarían vivir en su casa a un homosexual, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis).

Qué bueno, qué bueno que de cuando en cuando haya alguna información buena que además de importante, sea periodística...

jpbecerracostam@prodigy.net.mx
twitter.com/@jpbecerraacosta