Doble Fondo

Bienvenido a "Trumpilandia", Sr. Canciller…

Martes 10 de enero. El flamante secretario de Relaciones Exteriores de México es entrevistado por Carlos Loret de Mola. Sobre el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, el ex secretario de Hacienda afirma que es:

—“Un hombre negociador”.

—“Un hombre… extraordinariamente amable”.

Acerca de su relación con el magnate, enfatiza:

—“Siempre estaré agradecido”.

Siempre estará agradecido con Trump por haberse referido a él, a Videgaray, como… un “ministro de finanzas brillante”.

Videgaray contó en la entrevista con Loret de Mola que el acercamiento con Trump, cuando lo invitó para que viniera a Los Pinos, se dio a través del yerno del presidente electo, Jared Kushner, a quien había conocido —explicó— como parte de su trabajo en Hacienda. ¿Qué tiene que ver desempeñarse como ministro de Finanzas de un país con acercarse al yerno de un magnate? Trabajar en Hacienda también tiene en sus atribuciones “relacionarse con personajes importantes del mundo financiero internacional”, explicó Videgaray.

El joven Jared Corey Kushner (36 años) no sé si tenga que ver algo con las finanzas de Estado que le competen a un ministro, porque lo suyo más bien ha sido el desarrollo inmobiliario a través de su conglomerado Kushner Companies. Kushner no tiene intereses en Malinalco ni en Las Lomas, que yo sepa, pero sí en Nueva York.

En fin, el canciller dijo al rendir protesta que llegó a Relaciones Exteriores para “aprender”. Ya habrá visto en días recientes cómo ha empezado a gobernar de facto el presidente tuitero de Estados Unidos: con amenazas, amenazas y más amenazas (contra legisladores, contra medios de comunicación, contra empresarios, contra países). Y esas formas poco diplomáticas ya le dieron sus primeros resultados. De acuerdo con la nota que publicó este domingo Marysol García Camargo en MILENIO, las amenazas de imponer fuertes impuestos a empresas que muden sus operaciones al extranjero han surtido efecto: Trump ya tiene pactados un millón 453 mil 900 empleos para los estadunidenses. Se trata de inversiones y empleos en Alibaba, Amazon, Ford, Sprint, United States Steel, IBM, Fiat Chrysler, United Technologies y Dow Chemical. Y claro, también están los dineros de la carrera armamentista que ya inició y que tantos empleos creará en la poderosa industria bélica estadunidense.

Ya lo reiteró Trump: de una u otra manera México pagará el muro. Y el TLC queda en “veremos”. Ojalá que el Sr. Canciller interprete bien lo que ocurre porque ya no hay tiempo para aprender: ya se perdieron miles de puestos de trabajo que iban a generarse en una planta de Ford en San Luis Potosí. Dentro de cinco días puede empezar a ser muy tarde para hacer algo. Los elogios y las amistades crematísticas dudo que disuadan de sus propósitos mesiánicos (Make America great again) al energúmeno que de amable y negociador ha exhibido… nada.

Bienvenido a Trumpilandia, Sr. Canciller. Suerte, porque esto no será algo que se resuelva nada más con una invitación a la Casa Blanca. O a Los Pinos, de nuevo…

jpbecerracostam@prodigy.net.mx
twitter.com/@jpbecerraacosta