Doble Fondo

2016, el año de la corrupción, y… no entienden

Siguen sin entender que no entienden: muchos de quienes gobiernan y viven de los erarios, del dinero aportado por los ciudadanos, parece que no captan nada…

Redacté para el Anuario de MILENIO que 2016 fue el año de la corrupción: no teclee que este año haya sido el periodo con más actos de corrupción, pero sí que fueron 12 meses durante los cuales varios casos, sobre todo aquellos que conciernen a la aristocracia política nacional, fueron expuestos de manera pormenorizada.

Y eso —escribí hace unas semanas— indignó a millones de mexicanos. No había lugar —una tertulia, una cena— en la que, tarde o temprano, no se hablara de la impudicia y los excesos de los Duarte, de los Padrés, de los Borge, et al. ¿En Nochebuena salió el tema en sus mesas? ¿En los brindis navideños con amigos? En esas charlas (expuse en aquel texto) el enojo, la vergüenza, la ira, el hartazgo, o de plano las náuseas, brotaban en algún momento.

Recordé en el Anuario que la corrupción ya no queda impune. Al menos no políticamente, electoralmente: buena parte de los partidos cuyos gobernadores o candidatos no tenían sus declaraciones #3de3 perdieron en los comicios más recientes. Fueron siete de 12 casos.

Esta Navidad mi compañero reportero Rafael Montes publicó un texto (“Diez gobernadores se resisten aún a la 3de3”) que no deja lugar a dudas: a pesar de los escándalos y de las sanciones en las urnas, diez gobernadores y todos los integrantes del gabinete federal (con una excepción que confirma la regla de la negativa a rendir cuentas) todavía no hacen públicas sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscales en la plataforma #3de3 habilitada por el Instituto Mexicano para la Competitividad.

Rafa nos recuerda que no es un asunto obligatorio, porque se trata de una iniciativa ciudadana no vinculante a las obligaciones establecidas en la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, pero resulta una necedad de políticos y gobernantes no aceptar que la transparencia y la rendición de cuentas es lo de hoy.

¿Quiénes son los tercos? La mayoría de los gobernadores sin su #3de3 son personajes del PRI (qué raro): de Coahuila, Rubén Moreira; de Hidalgo, Omar Fayad; de Nayarit, Roberto Sandoval; de Tlaxcala, Mariano González, y de Yucatán, Rolando Zapata. Otros dos son del PAN (aparentemente no recibieron el memo informándoles  lo que le pasó a su colega Guillermo Padrés en Sonora): de Baja California, Francisco Vega de la Madrid, y de Puebla (uno de los adalides de los spots), Rafael Moreno Valle. Del PRD no podían faltar otros dos: el aliancista de Sinaloa, Mario López Valdez (ex priista) y el de Tabasco Arturo Núñez (también ex del PRI). En el Partido Verde no nos iban a quedar mal: Manuel Velasco, gobernador de Chiapas.

En el gobierno de Enrique Peña Nieto la excepción es José Calzada Rovirosa, de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. A los demás, como a su jefe en tiempos de la casa blanca, les vale. Acaso pedirán perdón dos veces, pero más adelante.

Les digo: no entienden que no entienden…

jpbecerracostam@prodigy.net.mx
twitter.com/@jpbecerraacosta