Doble Fondo

Más cifras criminales que no cuadran: las de Eruviel…

La semana pasada me ocupé del caso de las cifras delictivas de Michoacán. Redacté que, desde hace meses, detecté esto:

“Que, de enero a junio de 2014, el gobierno michoacano o la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo de Michoacán modificaron las cifras que originalmente habían entregado, con un resultado de… ¡menos mil 997 delitos en total!”. Por ejemplo, en homicidios, menos… ¡159 casos! Pregunté: “Si no fueron homicidios, ¿qué fueron? ¿Suicidios? ¿Se suicidaban los michoacanos a puñaladas en la espalda?”.

Argumenta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) que muchos delitos cambian por variadas razones:

“Porque conforme avanzan las investigaciones, el estatus de las averiguaciones previas o carpetas cambia y, por tanto, el número y tipo de delitos. Esto se debe a que un agravante denunciado, catalogado inicialmente como un determinado delito, puede modificarse a otro tipo de delito conforme el Ministerio Público dispone de mayor evidencia, o incluso comprobarse que no existió el delito señalado”.

No sé cómo fue que 159 homicidios pudieron haberse catalogado después de otra manera: ¿robos de cadáveres? ¿Desaparición de cuerpos del delito?

Y Michoacán ya lo había hecho antes, en el segundo semestre de 2013, según constaté ahora en otro documento: ajustó a la baja… ¡mil 15 delitos! Por ejemplo, 236 homicidios. En esa ocasión estos fueron los argumentos:

“La Procuraduría General de Justicia del Estado actualizó cifras de incidencia delictiva del año 2013, como resultado de la validación correspondiente al segundo semestre de ese año. Los cambios en las cifras (…) se deben a:

* La determinación de las averiguaciones previas.

* La reclasificación de los delitos conforme avanza la investigación.

* Un doble registro de averiguaciones, resultado de incompetencias jurisdiccionales.

* El archivo de la averiguación previa en los casos en los que no se tipifica el delito o los hechos no resultaron constitutivos de delito”.

“Reclasificación de delitos”. ¿236 homicidios cambiaron de delito? Saque usted sus conclusiones. “Doble registro de averiguaciones por incompetencias”. El chiste se cuenta solo.

Ahora me llama la atención el caso del Estado de México. Los secuestros que ahí se perpetran. El Sesnsp da cuenta de lo que le informó el gobierno de Eruviel Ávila (“la veracidad y actualización de las cifras es responsabilidad de los gobiernos locales”) durante diciembre de 2012, 2013 y 2014: que hubo 378 plagios. La organización Alto al Secuestro, de Isabel Miranda de Wallace, registró en el mismo periodo… ¡mil 173 plagios!

Si algunos gobiernos estatales están manipulando las cifras delictivas, son infames. Y si el gobierno federal no denuncia esto, o es cómplice, también. No tendrían madre. Todos…

jpbecerracostam@prodigy.net.mx

http://twitter.com/jpbecerraacosta