Doble Fondo

Pobreza de ingresos: siete presidentes fracasados…

El combate a la “pobreza de ingresos” ha sido un acto fallido desde los 80. O una suma de estrategias fallidas. Desgraciadamente, de acuerdo con las cifras más recientes, dadas a conocer el jueves pasado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), esa lucha sigue siendo un rotundo fracaso.

Primero revisemos el concepto oficial de pobreza de ingresos:

“La población cuyos ingresos se encuentran por debajo de las líneas de bienestar y de bienestar mínimo”. Gente que no tiene dinero para lo básico.

De acuerdo con datos asentados en una gráfica de la secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), al concluir el gobierno de José López Portillo, en 1982, 55 por ciento de la población yacía en pobreza por ingresos.

Al terminar el gobierno de Miguel de la Madrid, en 1988, 53.5 por ciento de la población estaba en esa situación.

Al final del gobierno de Carlos Salinas de Gortari, en 1994, el porcentaje era de 52.4.

Al cerrar el sexenio de Ernesto Zedillo, en el año 2000, la cifra fue de 53.6 por ciento.

Al culminar el sexenio de Vicente Fox, en 2006, fue de 42.9 por ciento.

Al acabar el sexenio de Felipe Calderón, en 2012, fue de 51.6 por ciento.

Ahora, casi a la mitad del sexenio de Enrique Peña Nieto, se da a conocer la medición que corresponde a sus dos primeros años de gobierno y la pobreza de ingresos ha vuelto a subir hasta 53.2 por ciento.

Si usted traza y observa la gráfica que resulta del comportamiento de la pobreza de ingresos desde esos años y hasta ahora, comprobará que, salvo el periodo de Fox, en el que descendió diez puntos porcentuales (10.7, aunque vaya usted a saber cómo medía los datos ese hombre, porque de inmediato las cifras rebotaron), y en el sexenio del inefable Zedillo, cuando la pobreza de ingresos se disparó hasta 69 por ciento (en 1996) como consecuencia de sus errores al inicio de su gobierno, llevamos más de 30 años en que las políticas públicas no son eficientes para reducir este rubro de la pobreza.

Si empezamos en 1984 el conteo (De la Madrid) y lo concluimos en 2014 (Peña Nieto), porque hasta ahí llegan los datos, tenemos exactamente 30 años en que el Estado mexicano ha fracasado rotundamente, ya no en dejar la pobreza de ingresos en un dígito, como sucede en algunos de los países con los cuales México se quiere comparar, sino en disminuir esos indicadores al menos a la mitad.

Más de un cuarto de siglo ha pasado y todos los presidentes de la República han sido totalmente ineficaces en esto. Han sido, todos, unos losers, como dicen los chavos.

Se pueden desmenuzar las cifras —hay que hacerlo—, de cada uno de los componentes de la pobreza que son medidos, pero por lo pronto, en lo que toca a la pobreza de ingresos, vaya fracaso del Estado mexicano. Vaya fracaso de siete presidentes mexicanos (cinco priistas y dos panistas)...

jpbecerracostam@prodigy.net.mx

http://twitter.com/jpbecerraacosta