Doble Fondo

Michoacán ardió, arde y arderá más…

Es de prever que Los templarios harán arder la región. Y viene lo peor: es de esperar posibles ataques contra las tropas, a quienes imputan permitir el avance de las "autodefensas". Vaya episodios que se le avecinan al gobierno federal.

En la columna anterior anuncié que esta semana publicaría una síntesis de las entrevistas que el subcomandanteMarcos concedió en febrero de 1994 a la revista Macrópolis, de la cual yo era director general entonces. Pospongo ese texto para redactar unas líneas sobre Michoacán. Le ruego al lector que me disculpe por este incumplimiento que subsanaré en cuanto me sea posible…

Desde abril del año pasado, cuando se levantaron en armas contra el cártel de Los caballeros templarios, las autodefensas han avanzado lentamente pero sin detenerse. Esa toma de posiciones parecía producto de ocurrencias de sus líderes. No parecía responder a una estrategia bélica. A partir del poblado de La Ruana y del municipio de Buenavista Tomatlán, un día tomaban un ayuntamiento vecino al norte (Tepalcatepec), de pronto otro al oeste (Coalcomán), enseguida uno al suroeste con rumbo al Pacífico (Aguililla y Aquila), y al final volvían a su punto de origen rumbo al este (Chinicuila) y al norte.

Meses después intentaron tomar Apatzingán, núcleo urbano de Los Templarios, y fracasaron. Optaron por Los Reyes, Tancítaro, Parácuaro y ahora, este domingo, fueron sobre Múgica, con su emblemática Nueva Italia. Otra vez, se movieron hacia todos los puntos cardinales. Parecerían no tener sentido sus idas y venidas, pero… no es así: abra un mapa, tome unos alfileres, colóquelos sobre los municipios (14) que ya están en su poder (a los citados agregue Paracho, La Huacana, Churumuco, y Coahuayana) y se percatará que lo que han logrado es cercar… Apatzingán. Controlan prácticamente toda Tierra Caliente, desde Jalisco y Colima hasta Apatzingán. La urbe calentana está en medio de un círculo casi perfecto. Un semicírculo de autodefensas acorralando templarios.

Desde los meses previos a la formación de las autodefensas y hasta este mes, los combates entre ambos bandos (con una tercia de matanzas perpetradas por el cártel citado) han cobrado decenas y decenas de muertes. El Estado mexicano también ha perdido decenas de policías y soldados emboscados. Las afectaciones económicas las han padecido todos los sectores económicos de la región, desde campesinos hasta empresarios, e inclusive empresas nacionales han sido víctimas de extorsiones, como aquella que pretendió construir un penal federal en La Ruana y no lo logró.

Arrinconados, perseguidos por las autodefensas, es de prever que los templarios harán arder la región, como simbólicamente ya lo han hecho estos días con la quema de autobuses y camiones. Y viene lo peor: como ya ha ocurrido, es de esperar posibles ataques contra las tropas, a quienes imputan permitir el avance de las autodefensas, a las que acusan de recibir apoyo del cártel de Jalisco Nueva Generación.

Vaya episodios que se le avecinan al gobierno federal (el local finalmente ya dejó en claro este domingo lo que todos sabíamos: que no puede) si es que, ahora sí, va en serio: tiene que detener a los líderes de los templarios con todo y sus cercanos (que suelen reaccionar violentamente y están armados hasta los dientes) y luego ir por las autodefensas que hayan sido penetradas por otros criminales, que también están muy bien armadas.

Y en medio de eso, ¿cuántas balas van a silbar y cuántas vidas se van a perder en una zona que de nuevo vive bajo un estado de guerra con servicios restringidos y con abastos limitados? Ni modo, ardió Michoacán, arde, y va a arder más. No hay de otra…

http://twitter.com/jpbecerraacosta