Doble Fondo

El México pacheco no es negocio…

Me había ocurrido hace unos ocho o nueve años cuando subí al Filo Mayor en la sierra guerrerense para hacer un reportaje sobre productores de mariguana y amapola: los campesinos me dijeron entonces que ya casi no sembraban mariguana, que ya no era tan buen negocio como antes. La mariguana mexicana ya no era tan cotizada en Estados Unidos como décadas atrás. La época de la famosísima Acapulco Golden quedó en los 70, acaso el inicio de los 80. Me volvió a ocurrir ahora en la remotísima sierra de Durango: la mariguana ya no les deja buen dinero, me dijeron los productores serranos. Llegaron a pagarles mil pesos por kilo. Ahora... cincuenta pesos por kilo. Prefieren sembrar amapola: ganan no menos de 3 mil pesos por kilo.

Y es que los productores mexicanos, por más alejados que vivan de las grandes ciudades, no son ajenos a lo que ocurre en el mundo. En Estados Unidos, el mercado más grande del planeta, la impresión de que el consumo de mariguana no es tan peligroso ha conducido al aumento de su uso, aunque ha bajado su precio por tanta oferta, según se desprende del Informe Mundial de las Drogas 2014. Pero lo que se vende allá es su mariguana. ¿Por qué? Porque la mariguana producida en Estados Unidos es cada vez mejor, más potente y más variada (hay una gran mezcla de semillas de todos los continentes). Es como una gigantesca cava de vinos a la que los usuarios acuden a la búsqueda de diferentes efectos: hay quienes desean una yerba tranquilizadora, adormecedora, relajante; hay quienes prefieren una más vaciladora, estimulante, speed. Y esta variada carta de cannabis ha sido posible que exista gracias a la producción interna, en suelo gringo.

Se estima que dos terceras partes del mercado estadunidense son abastecidas ya por yerba made in USA mientras que apenas la tercera parte procede de Canadá y México. Leo en la página del Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas A. C. que cada vez hay más agricultores de California, Hawái, Massachusetts, Virginia, Mississippi, Tennessee y otros estados que han sido cultivadores de tabaco dedicados a la mariguana.

Se calcula que habrá 130 millones de dólares de ingresos por impuestos por la mariguana nada más en Colorado en el periodo 2014-2015, según el informe de la ONU. México se pierde un mercado de hasta 227 millones de consumidores en todo el mundo. Y mientras los gringos hacen una mota más refinada y cada vez amplían más las zonas de cultivo y liberalizan su consumo, aquí apenas se va a debatir con miedo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación si un colectivo tendrá permiso de cultivar su motita en sus balcones.

De pronto me parece que vamos tan lento en todo. Con años y años de retraso en importantes políticas públicas. Es como si México estuviera siempre pacheco, lento, retardado. Y al mismo tiempo, atacado de risa de su tortuguismo...

jpbecerracostam@prodigy.net.mx
twitter.com/@jpbecerraacosta