Doble Fondo

Guerra "narca", desde los 80. Y hoy, ¿desmemoria o mentiras?

Ustedes, en las redes sociales, ¿están desinformados o repiten mentiras? Ustedes, por el bombardeo mediático, han de ser de los que creen que la guerra entre narcos y contra el narco, por ejemplo en Sinaloa, empezó en 2007. Pues no: inició hace más de 30 años. Y los asesinatos de entonces eran similares a los de hoy: un promedio anual de mil 62 hoy, contra mil 83 de antaño.

Y la gente de los medios impresos y digitales, ¿cotejan lo que informan o les da pereza ir a una hemeroteca (alguno me dirá: “¿Todavía existen?”)? ¿Mentimos? ¿Ocultamos u omitimos información? La falta de contexto y la carencia de referencias acerca de la historia no tan reciente, vicios que tanto se padecen en el periodismo actual (de las redes, mejor ni hablemos), ¿es una mezcla de todo lo citado?

Revisaba un libro que se imprimió hace casi 30 años, unomásuno, diez años (1977-1987), que recoge algunos de los mejores reportajes, crónicas y entrevistas que se publicaron durante aquel periodo en ese diario que fundó y dirigió mi padre (Manuel) y que desapareció en 1989 (lo que le siguió fue un pasquín, un despojo usado por el anterior régimen priista y sus personeros). Ahí hallé un reportaje en dos partes sobre la violencia del narco en Sinaloa de ese gran reportero de la fuente policial que fue Héctor A. González. “Sinaloa: 6,500 asesinatos en tan solo seis años”, era la cabeza del primer texto. “El narcotráfico penetró la élite del poder”, fue el segundo. Se narraba también la diáspora por la violencia: en diez años desaparecieron… más de 2 mil comunidades.

Describía Héctor la impunidad con que se paseaban los narcos en sus coches Grand Marquis (si ahora nos aterran las trocas con vidrios polarizados, en aquella época temblábamos al observar uno de esos modelos) y daba cuenta de las notas de esos días, que podrían ser de hoy: “Dos acribillados con cuernos de chivo: ante la mirada aterrada de una docena de personas, cinco sujetos, diciéndose agentes de la Policía Judicial Federal (la misma que nos aterrorizaba a la sazón), fusilaron con ráfagas de metralleta AK47… ”. Nótese que el “fusilaron” derivó en el ejecutaron de nuestros tiempos.

Contaba hechos como los de hoy: las amenazas de muerte al presidente municipal de Mazatlán, el atentado contra el jefe policial de Culiacán y los balazos hacia el coche del entonces gobernador, Francisco Labastida Ochoa. Y, claro, exhibía los documentos del presunto involucramiento con el narco del anterior gobernador, Antonio Toledo Corro, y algunos de sus funcionarios.

Creo que nos falta rigor. Y memoria…

jpbecerracostam@prodigy.net.mx
twitter.com/@jpbecerraacosta