Doble Fondo

Tamaulipas, ese incontrolable horror...

Desgracia, la del futbolista Alan Pulido: fue levantado en Ciudad Victoria, Tamaulipas, por un comando. Podría estar secuestrado, podría ser que sus captores pidan rescate para que lo devuelvan vivo, pero no se sabe. Podría tratarse de otra cosa, de un acto violento de cualquier machito narco que se haya sentido ofendido en una fiesta. Tampoco se sabe con certeza.

Y no se sabe porque el principal infortunio de Pulido es tener familia ahí, en Tamaulipas (tierra querida para mí, porque es la tierra de mi bisabuelo paterno). Sí, el problema es ese, vivir en Tamaulipas, aunque él, el futbolista, resida en Grecia. El problema es circular por una carretera tamaulipeca, o una vía que conduzca a tierras de ese estado. El problema es tener propiedades, chicas o grandes, en Tamaulipas.

El problema es que si hay un lugar que se asemeja a un verdadero estado fallido es Tamaulipas, donde los comerciantes son extorsionados impunemente; donde ni las escuelas se han salvado del cobro de piso (¿no hacen muchos colegios simulacros de balaceras como parte de su cotidianeidad?). El problema es que el pisaje le ha pegado hasta carnicerías. El problema es que hay cientos de ganaderos que han tenido que abandonar sus propiedades ante el agobio del crimen organizado.

Lo he visto, he ido a reportear ahí varias veces. Por eso es el estado donde todos los políticos se acusan mutuamente de pertenecer al crimen organizado. Donde un grupo armado es capaz de hacer desfilar ante sí a representantes de todos esos mismos partidos para festejar la existencia del grupo paramilitar. El problema es que Tamaulipas es una zona donde los criminales, ya sea de Los Zetas o del cártel del Golfo, son capaces de construir hasta sus propios C4 para vigilar los movimientos de las tropas federales y de los grupos policiales. El problema es que la vida diaria continúa como si nada bajo el silencio que impone el miedo. El problema es la impunidad de los delincuentes a quienes no les basta con el trasiego de la droga, sino que extorsionan y secuestran hasta a los pobres migrantes. El problema es que llevamos ¿cuántos planes de rescate del estado y todo sigue igual? ¿O peor?

Desgracia la de Alan Pulido, pero no es el único en padecer un infierno. Hoy lo documenta en esta edición mi compañero reportero Rafael López: Ciudad Victoria es el municipio con más plagios denunciados en México desde enero de 2012 y hasta abril pasado, con 202 casos, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Y en Tamaulipas se han registrado más de 940 víctimas de secuestro desde que el gobierno federal comenzó a contabilizar en enero de 2014 esta numeralia del terror. Es la cifra más alta del país. ¿Quiere usted otro tipo de medición? Ciudad Victoria registró en 2015 la mayor tasa de municipal de plagios por cada 100 mil habitantes con 11.97 casos.

El problema es respirar en Tamaulipas cada día, donde nunca se sabe qué puede pasar. Nunca...

jpbecerracostam@prodigy.net.mx
twitter.com/@jpbecerraacosta