Doble Fondo

Ayotzinapa y las fosas: otra dolorosa historia de guerra…

Al parecer viviremos una nueva y estremecedora narrativa acerca de víctimas inocentes. Ojalá que no, pero varios indicios apuntan a que lamentablemente así será…

El caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa se perfila para convertirse en una más de esas dolorosas y terribles historias con las que nos ha manchado de sangre la guerra entre narcos y contra el crimen organizado, esa guerra que no cesa y que, aunque algunos no la quieran ver y pretendan ocultarla, sigue ahí, necia, letal, latente cada mes. Al parecer viviremos una nueva y estremecedora narrativa acerca de víctimas inocentes, de gente que nada tiene que ver con los bandos en disputa. Ojalá que no, pero varios indicios apuntan a que lamentablemente así será…

Por lo pronto, sobre este asunto hay cosas que se saben y otras que se ignoran. Revisemos:

1. Lo que se sabe. La ubicación de al menos seis fosas clandestinas en los alrededores de Iguala fue posible gracias a las declaraciones de policías y criminales detenidos por el caso de los normalistas desaparecidos. Es decir, queda claro que hay policías y delincuentes al servicio de un grupo criminal (del cártel llamado Guerreros Unidos) involucrados en las balaceras del 29 de septiembre en Iguala. Los tipos habrían confundido los autobuses de los normalistas y a los propios jóvenes con miembros de una banda criminal opuesta (Los Rojos), que opera en Chilpancingo y que supuestamente se aproximaban a Iguala camuflados en los vehículos para atacarlos. Informó el sábado el procurador de Guerrero, Iñaky Blanco:

“Sin duda, el hallazgo de las fosas tiene que ver con la detención de varias personas. Las declaraciones, los testimonios de estas personas son las que nos han permitido llegar hasta ese lugar”. Precisó que por el ataque a los normalistas hay 30 detenidos, entre policías municipales y presuntos miembros de la delincuencia organizada, entre los cuales hay “simples gatilleros y halcones”.

2. Lo que no se sabe. No se sabe de quiénes son los restos hallados en las fosas. Y no se sabe porque hay cadáveres que están quemados o calcinados, y hay restos que son simplemente huesos. Los primeros podrían ser de los estudiantes, los segundos, más antiguos, de otras víctimas de los criminales, pero no es posible saberlo.

La identificación de los restos la hacen a partir del sábado la Policía Federal y la PGR, según dijo el señor Blanco. Eso puede tardar semanas, lo que podría provocar que escalen las protestas de los familiares y compañeros de los jóvenes, quienes yacen muy adoloridos e indignados. Habrá que esperar, pero el propio gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, soltó el sábado una frase que hace prever lo peor: se refirió a los normalistas como “quienes fueron salvajemente masacrados”.

Y no, no se puede descartar que así haya ocurrido, que los hayan ejecutado. El sitio donde fueron hallados los restos es una zona de operación de narcos: de forma paralela al hallazgo de las fosas, en la calle principal del asentamiento Jardín Pueblo Viejo, que es una colonia contigua a Las Parotas, donde están las fosas, fue ubicada una casa de seguridad donde, enterrados, fueron hallados 10 rifles AK-47, seis M-16, y otro calibre 30-30, además 57 cargadores abastecidos para armas de los mismos calibres, según reportó el diario local El Sur. Al pie del Cerro Gordo, entre las colonias colindantes al punto del hallazgo de las fosas, en abril y mayo pasado fueron hallados un narcolaboratorio para la producción de droga sintética y… fosas clandestinas con 28 cuerpos humanos, informó el mismo medio.

Ojalá que no, pero parece que una nueva y espeluznante historia de guerra nos viene a sacudir otra vez la consciencia…

jpbecerracostam@prodigy.net.mx

http://twitter.com/jpbecerraacosta