Entre informaciones

La información corre aprisa. Se despacha a una masa anónima que la consume para reenviarla a través de las múltiples opciones que existen y seguir esparciéndola. La intención inicial de esa información queda a buen resguardo. Es lo más novedoso, lo último que trata de ha-cerse trascendente. Es la prisa porque se cumpla aquello de que “quien pega primero pega dos veces”. A la gente hay que sobrecargarla, saturarla, que consuma toda la información posible para que crea que pertenece a este mundo postmoderno, según se plantea. La información, pues, nos corretea y termina por asfixiarnos. Los medios de comunicación, las redes sociales, la publicidad urbana en sus ene formas (paredes, autobuses, paraderos, espectaculares, televisión, ipads, tabletas, celulares...), nos someten a tener que vivir de prisa, rápido, fugazmente. La enajenación sobrepasa los límites, ya no vivimos sino sobrevivimos perdién-donos de vivir de otro modo. Estamos condicionados por aquí y por allá. Hay que consumir, atragantarnos de lo que la información diga aún y cuando no signifique beneficio alguno individual o colectivo. No hay tregua para pensar, reflexionar, menos para saber discernir. El oleaje de noticias, opiniones, comentarios, fotografías, videos, chismes, datos, números, cifras, porcentajes, comparaciones... es información que (de)forma y crea una cultura de la rapidez. Volteamos más veces a ver nuestros teléfonos celulares que a nadie más en el mundo. ¿Y?


A propósito de información, poco se ha difundido, pero en lo que fue la ARIC -Asociación Rural de Interés Co-lectivo- de la Villa de Gregorio García, municipio de Gómez Palacio, el alcalde Pepe Campillo mantiene a flote la cons-trucción de la Central de Abastos. La obra, de más de 45 millones de pesos, favorecerá a más de 25 mil habitantes de 40 ejidos del área rural gomezpalatina. Según se estima, puesta en marcha impactará favorablemente también a la población de Tlahualilo. Pero la resentirá el comercio de Francisco I. Madero, Coahuila. Aparte, Campillo Carrete se echó a cuestas la construcción de dos muy dignos centros culturales en los ejidos Siete y Dolores, así como la Unidad Deportiva del ejido Esmeralda. Y sin tanto alarde.


ferandra5@yahoo.com.mx