Universidad y gobierno

La nueva coordinadora (electa) en la Unidad Torreón (UT) de la Universidad Autónoma de Coahuila, Lorena Argentina Medina Bocanegra, obtuvo el jueves un triunfo inobjetable para llegar al cargo. En los 18 planteles de la institución, la totalidad se pronunció a su favor en forma abrumadora. Las facultades de Medicina, Economía y de Ingeniería Civil, respectivamente, registraron el menor número de votos (70, 74.85  y 78 por ciento); nueve más, casi llegaron al 100 por ciento de votos en su apoyo. El caso llama la atención y exige una reflexión. ¿Cuál y a quién es el mensaje de los universitarios de la UT que se ubican en Torreón, San Pedro y Matamoros? ¿Qué dirán en Saltillo en el Palacio Rosa y en la rectoría?
Lorena Medina es una mujer preparada, fraguada en la academia, con incursiones en el ámbito nacional y distinciones. Como estudiante destacó y fue líder, hoy cursa un doctorado. Por ese lado, porta credenciales altas. Por el lado de la grilla, que en la UAdeC nunca falta, sumó voluntades. Su discurso es simple: habla cerquita, con la verdad. Nadie, hasta hoy, la descalifica. Que si ha escalado porque Manuel Medina Elizondo está atrás y al frente y a su costado, es lo de menos, es parte del espectáculo. Aunque eso mismo pudo haberle acarreado problemas y no fue así. En su campaña logró el acercarse a los jóvenes de la UT. En la misma Facultad de Derecho, que también buscó competir por la Coordinación, Lorena tuvo eco, la apapacharon y se hizo del 85 por ciento de los votos. Como candidata única, y con las travesuras que saben hacer algunos directivos, bien pudo ser rechazada y no sumar la mitad más uno de los votos requeridos. Lo superó.
Se convierte, así, en la segunda mujer en despachar en la Coordinación. La primera fue Rosa María Franco, de muy pocos recuerdos pero a quien, desde la esfera oficial, le achacan habérsela jugado más por el lado azul que por el rojo. Por mera coincidencia, en su periodo el PRI perdió la alcaldía y diputaciones locales y federales. Y la UT empezó a perder todo.
Lorena sabe de la responsabilidad que asume. Tiene claro que la Unidad Torreón exige atención, inclusión, transformación, autonomía y una revolución de ideas que le permitan reinsertarse en una real vinculación externa. Resurgir, pues. Ya dio un primer e importante paso.


ferandra5@yahoo.com.mx