Priísmo (1 de 2 partes)

¿Qué implican para la población de la Laguna los resultados electorales del domingo? ¿Qué, al menos en la Laguna coahuilteca y duranguense? ¿Qué tipo de análisis vale hacer por quienes nos atrevemos a “pensar” por la ciudadanía toda?


El asunto no debiera ser ni consecuencia de deliberaciones ociosas ni por tentaciones o intereses bajo consigna.


Por el lado de Coahuila, que “ganó” los siete distritos en disputa, con todo y el ánimo triunfalista del priísmo, ellos mismos saben que sus números vienen a la baja. Considerar que las elecciones federales “así son”, es mera semántica. Las votaciones en que el alcalde Miguel Riquelme se alzó con el triunfo en 2013, el PRI, como tal, perdió. El domingo prácticamente se repitió la historia. Si no es por la alianza con los verdes, el PAN los noquea. ¿Qué pasa en el otrora invencible partido? Porque eso de conformarse y ufanarse de “ganar como sea” no es la mejor señal. Entre un acentuado autoritarismo de Saltillo, caprichos, inconformidades internas que se tragan, la ausencia de verdaderos liderazgos, la inoperancia en diversas áreas de los gobiernos federal, estatal y municipal, necias y anquilosadas prácticas partidistas, la prevalencia de grupitos cupulares, el triste y lamentable abandono de principios ideológicos y, por lo tanto, desprecio a los orígenes de sus bases y de la raza, el ineficaz trabajo con y por los jóvenes, y un largo etcétera, incluido el férreo control de la cosa pública a través de mecanismos creados ex profeso, el Revolucionario Institucional, además, enfrenta el hartazgo de la gente. Tiene muchísimo quehacer por delante.


En la parte de Durango, el mismo partido ha fraguado de otra forma su permanencia. Sí, es un estado que presenta indicadores menos “apantallantes” que Coahuila, pero donde el príísmo, aun y con la siembra de inconformidades en la parte duranguense de la comarca, no arrastra tantas sombras. Claro está que en la sucesión estatal que viene, y si como en Saltillo, Durango capital “no ve” hacia la Laguna sino como su caja financiera y su bastón de votos, una candidatura “independiente” se asomaría…con cara de mujer.


ferandra5@yahoo.com.mx