Priismo (concluye)

El PRI enfrenta el hartazgo social. El que en Coahuila haya salido airoso el 7 de junio, no es nuevo; pero sí la forma y su baja de votos. Ha recurrido a alianzas impensables con tal de ganar. Si fue una elección federal no le quita ni le agrega nada, aunque se diga que el proceso es “huérfano” (¿de padre, de madre o de ambos?).

El desgaste natural de los actores políticos, desde el presidente de la república, pasando por el gobernador y hasta el alcalde, obedece a inobjetables leyes físicas.

El poder político es eso, una fuerza de la gravedad que invariablemente cae. La inercia del poder político es, cierto, fuerte y a veces implacable. Pero al final transitoria.

Como las leyes físicas y naturales. Nada es para siempre. Y menos los gobiernos. Por fortuna.El gobierno-PRI en Coahuila ha controlado el entorno pese a la inestabilidad económica (desempleo, bajos sueldos, fuga de talentos, parcial administración de inversiones –sólo en Saltillo y Ramos Arizpe-); a la irritación social por la impagable deuda pública, y a la verticalidad que silencia todo ruido político.

O sea, hay un añejo stablishment. De ahí que los votos obtenidos, dentro de la minoría que acudió a las urnas hace dos semanas aún le hayan favorecido. Otra vez sus líneas de control funcionaron, sin embargo, entre menos electores.

¿Porqué? Porque se está generando una recomposición ciudadana, por aquí y por allá se expresa un deseo de cambio entre la población, surgen agrupaciones de la sociedad civil. El PRI, hay que reconocerlo, logró largos períodos de estabilidad y desarrollo. Ya no.

Sus fórmulas autoritarias y una compleja telaraña de corrupción e impunidad, con acciones válidas y no válidas lo están disminuyendo.Si no observa y asume lo que la sociedad propone, si no ve ni escucha a los actores ciudadanos, no aguantará el relevo en el Palacio Rosa.

O se sacude o lo sacudirán. Miguel Riquelme, fuerte aspirante hoy por su partido, tendrá que reconocer y salirse de esa turbulencia si desea escalar hacia la gubernatura./…   Carlos Bracho ¿candidato independiente a la alcaldía? Ganaría. 


ferandra5@yahoo.com.mx