Mil 600 artistas

Una verdadera fiesta cultural ha surgido en la Laguna y ésta sí de carácter regional lagunero. No fue exclusiva para la gente de Torreón, sino alcanzó a la de Gómez Palacio, Lerdo, Cuencamé y San Pedro. Tampoco contrató costosos artistas foráneos. Costó muchísimo menos dinero e involucró, por fin, sin distinción de nada, a los jóvenes, en este caso, universitarios. Lo mismo participaron alumnos de las universidades más costosas de la zona metropolitana, que de las públicas de uno y otro estado. Ha sido una experiencia enriquecedora ver, escuchar, platicar con las y los jóvenes estudiantes que, en sea en lo individual o grupal, con pasión, decencia y entusiasmo, han saltado al escenario montado, o al piso de cemento, o a la pequeña sala audiovisual, bajo los rayos del sol o el clima helado reciente. Los he visto llegar orgullosos y sonrientes en el autobús de su institución, pero también en transporte público, taxi o vehículo personal u oficial. Unos, vestidos de forma común; otros, elegantes. Otros más con un modesto o caro vestuario para su representación artística. Todos, alegres, felices. La camaradería, el intercambio de miradas, de saludos, de teléfonos. La fiesta acercó a propios y extraños. Y su talento, muy probablemente su verdadera vocación más allá del compromiso académico, apareció ahí, afloró donde desde hace una semana y hasta mañana domingo (7 al 16 de noviembre) han acudido cantantes de pop, bel canto, baladas, boleros, trova; bailarinas, bailarines, actores, actrices, declamadoras (es), oradores (as), músicos que ejecutan composiciones norteñas, populares o clásicas; o artistas plásticos con obra hecha en diversas técnicas (incluyendo fotografía); o escritores y poetas; o incipientes cineastas a partir de cortometrajes…Mil 600 jóvenes artistas que dicen: “aquí estamos”.El Festival Cultural Universitario que la Universidad Autónoma de Coahuila propuso a la Comunidad de Instituciones de Educación Superior de la Laguna (Cieslag) y que ésta cobijó, ha sido un éxito, ejemplo claro de que sumando voluntades y compartiendo esfuerzos es posible reordenar áreas descuidadas en la vida comarcana. Las más de 50 instituciones que imparten estudios de licenciatura en la región (no todas miembro de la Cieslag) tienen un compromiso monumental con la sociedad lagunera y, hoy, a través del talento y pasión de su juventud, pudieran empezar a escribir una historia diferente, edificante. Falta que los medios informativos se sumen y sepan que podría llenar páginas enteras y largas horas si cubrieran esta fiesta con crónicas, entrevistas, reportajes… Los jóvenes lo merecen. 


ferandra5@yahoo.com.mx