Egos y clasista

Según diversos comentarios, la cuestión cultural en el municipio no acaba de acomodarse para poder arrancar y ser ese motivo social de crecimiento y transformación. Versiones van y vienen, pero todas apuntan a que, aún desde la falta de un marco jurídico legal del Instituto Municipal de Cultura y Educación (IMCE) y del mismísimo Consejo Ciudadano de Cultura (CCC), el encontronazo de figuras en ese ámbito sigue dándose.En el IMCE, su titular, Ruth Idalia Ysáis, enfrenta los egos que vuelan y sobrevuelan el medio. No sólo se trata de creadores e intelectuales de piel fina, que muchas veces con tantito talco remedian sus males; sino de verdaderos personajes que, fuera de cámaras, micrófonos, libretas y plumas, se dan con todo. Al interior del famoso e ilegal CCC, las diferencias y descalificaciones, así como un imprudente autoritarismo, es lo que campea. La última reunión, que debió ser o en las oficinas del instituto en el primer piso del edificio municipal, o en el espacio asignado en el ex Banco de México, tuvo que celebrarse en la sala de juntas de la empresa Ricasa, propiedad del arquitecto Ricardo Santibáñez, esposo de la presidente del CCC, Lucrecia Martínez (Quecha Santibáñez). Y si bien la asamblea fue menos tensa que otras, los egos, ese padecimiento tan acentuado entre algunos de sus miembros, destacaron. Ese es el problema. La configuración de un consejo de egos, de casi divinidades incapaces de ver hacia abajo. Las ideas, ahí, huelen más a vanidad, a perfumes y lociones caras, a anécdotas en el extranjero, pero no a razonamientos inteligentes, a propuestas que puedan aterrizar en este semidesierto donde muchos hacen como que hacen –incluyendo intelectuales-, pero que no hacen sino figurar, regodearse en sí mismos buscando aplastar al otro, a los otros. ¿Qué necesidad tiene el alcalde Miguel Riquelme de este juego? …/.En reunión el pasado lunes 25 en la Universidad Ibero Torreón, David Kramer, presidente de Freedom House (FH) Internacional; Diana Negroponte, consejera del organismo; Mariclaire Acosta, directora de FH México,y Chantal Pasquarello, subdirectora de FH México, escucharon la voz de periodistas locales. Los visitantes supieron del clima en que se desarrolla el periodismo, además de casos emblemáticos de la violencia que azotó a varios medios regionales. Algo digno de destacar es que se reconoció, ahí, con el rector Héctor Acuña Nogueira como testigo de calidad, que el periodismo comarcano está rebasado, y tiene señales de clasista y de racismo. ¡Zaz! 



ferandra5@yahoo.com.mx