Durango, pugilato verbal

Lo que inició bien, está terminando mal. El proceso electoral en Durango, a votarse dentro de 21 días, cobró recientemente un nivel de competencia bastante bajo, casi ruin. Desde la mezcolanza de “convicciones” e intereses personales de actores de los principales institutos políticos, hasta la descalificación porque sí de los rivales, pasando por una absurda cooptación de “liderazgos” sociales. Resultado: la raza no tiene a quién creerle ni para dónde hacerse. La confusión está sembrada y será la ganancia de quien(es) ganen no en las urnas sino en estos rounds de sombra, en estas absurdas escenas de pugilato verbal que, ensimismado, confabula en sus estrategias contra el electorado.


Los duranguenses no tienen una tercera vía en su espectro electoral. Por eso las campañas negras que cumplen PRI y PAN, con sus satélites, sólo ejemplifica la orfandad democrática de sus habitantes. La forma poco edificante de hacer política, atentatoria contra la inteligencia, esfuerzo y nobleza de la gente, no es sino producto de acciones asociadas para destruir la endeble confianza ciudadana. Ahora el centro de sus propuestas y debates es el escarnio y la calumnia del adversario político, tope donde tope.


Los observadores electorales registrados en el Instituto Electoral de Durango, tendrían que opinar y enfatizar el tema, y no esperar a que sean las 8 o 9 de la noche de ese domingo 5 de junio para entonces decir que equis, ye o zeta cometieron tal o cual delito, y que hubo anomalías aquí y allá. Desde ahora mismo se impone que ese grupo de observadores, más la prensa profesional, haga su tarea, defina criterios y posicione las diferentes verdades en torno al proceso hoy. Entre sus deberes está el articular a la sociedad para que participe, pero que lo haga sin vendarle los ojos ni pintar de verdades las mentiras.


La lectura y difusión que se haga, puntual y clara, de lo que sucede a tres semanas de ir a votar en Durango, tendría que ser una obligación de observadores, periodistas y medios de comunicación ajenos a la prevaricación y veleidades que mucho se acostumbran en este tipo de ejercicios.


ferandra5@yahoo.com.mx