El Coronel no tiene quién denuncie

El jueves fue la penúltima reunión ordinaria de la CIESLag (Comunidad de Instituciones de Educación Superior de la Laguna) en 2013. La Escuela Normal de Gómez Palacio y el profesor Rodolfo Silva Rosales, los anfitriones. Casi era un desayuno más, sin mayor relevancia. Pero llegó invitado el coronel de Infantería Diplomado del Estado Mayor, Juan Ignacio Hernández Velazco, responsable del Operativo Laguna Segura. Las cercanías del lugar estuvieron fuertemente resguardadas por sus subalternos. El coronel, en lenguaje directo, casi coloquial, les dijo a rectores, directores y representantes universitarios, que en la región la descomposición social es fuerte. Y sostuvo que no hay, en la Laguna, la cultura de la denuncia pese a la posibilidad de hacerlo desde el anonimato. Se notó hábil al señalar que las fuerzas castrenses no pueden “sustituir a ninguna autoridad porque se perdería el estado de derecho”. Pero insistió en que el ejército necesita de informantes de la calle, de la gente de a pie que sabe qué sucede, dónde y quiénes son los malosos. Inesperadamente, quizá porque le consta, remarcó que, salvo el ejército, en las demás corporaciones policíacas “cierto, hay malandros”, un problema en el que ellos no pueden intervenir, si bien hacen reportes a las autoridades municipales, estatales y federales. En fin, las palabras del coronel calentaron la gélida y lluviosa mañana ante los entumidos directivos…/.
Por cierto, el dirigente de la CIESLag, José Serrano, será relevado por el director regional de la Narro, Rafael Rodríguez Martínez…/.
En la rueda de prensa de la bailarina torreonense Pilar Rioja, nombrada “Benemérita del Arte” por el congreso coahuilteca (que dispuso una pensión vitalicia de apenas 20 mil pesos mensuales), estuvo presente Alberto Dallal, uno de los últimos periodistas culturales conocedor de veras y crítico de danza. Le pregunté, tras su intervención precisa y llena de elogios a la homenajeada, si Pilar Rioja estaba más allá de los comentarios mediáticos. Respondió que sí, y lamentó que en el periodismo mexicano la crítica cultural “se está acabando” y que no hay periodistas especializados ni críticos en casi ninguna especialidad del arte. ¡Zaz!…/.
Representantes de Freedom House y del Centro de Colaboración Cívica, organismos mundial y nacional que apoyan a los periodistas, estuvieron ayer en Torreón para acordar cómo apoyar y capacitar a los comunicadores locales, un pendiente que consideran “acuciante”. El diagnóstico que tienen es complejo.


ferandra5@yahoo.com.mx