Chapo para rato (2 y última)

El destino de El Chapo lo llevó de la miseria a la opulencia, de la marginación traumática al yo existo como sea. En ambas, por sus obsesiones, a ser solidario con los suyos e intolerante con quienes lo traicionan. Un hombre cuya vida, por su actividad, es un desafío. El Chapo ha desafiado a todos.

En sus hechuras, el tipo ha sido exitoso a partir de lo que decidió hacer para ser. ¿Cuántas personalidades chapescas hay entre empresarios, políticos, autoridades, intelectuales, actores y actrices, creadores, periodistas? ¿El Chapo obliga a que los EEUU a ser su principal mercado y el país con más adictos a las drogas?

¿El daño que ha hecho el sinaloense es mayor al provocado por los gobernantes? ¿Es más ilícita la conducta de El Chapo que la de todos? ¿Por qué hay gente que celebra sus retos? ¿Por qué si su fuga sería imperdonable para el Estado Mexicano ninguna “alta” autoridad ha renunciado? ¿Si el gobierno de Peña Nieto lo rehaprende invertirá el número de mexicanos en la pobreza?

¿Las reformas constitucionales funcionarán? ¿Se acabarán la corrupción y la impunidad?

¿Por qué el gobierno ofrece 60 millones de pesos a quien brinde “pistas” para recapturarlo y no despliega esfuerzos ni se ocupa como debiera ser por dar con los estudiantes normalistas de Ayotzinapa?

¿De qué se trata señor presidente? ¿Y los que matan y agreden a los periodistas mexicanos? Por el lado que se vea al gobierno, al sistema, al régimen y sus actores, la realidad es lamentabilísima.

Joaquín Guzmán Loera derrotó, solito, al sexenio. No tuvo que militar en ningún partido para hacerlo. Su atrevimiento hizo añicos cualquier teoría o política pública. Es un héroe de barro, de papel, sí, pero héroe, arraigado en los más profundos deseos del mexicano de la calle que quisiera vencer aquello que represente autoridad y gobierno.

De paso, El Chapo hizo que muchos mexicanos estén enterados hoy de otras fugas memorables como las de Chucho El Roto, o el mismo Pancho Villa, Francisco I. Madero, David Kaplan, Alberto Sicilia, el Capitán Fantasma


ferandra5@yahoo.com.mx