Aparecidos y desaparecidos

Lo de Javier Villarreal Hernández, ex titular de finanzas el pasado sexenio en Coahuila, no puede ser una sorpresa. El ex funcionario, tarde o temprano, como cualquier malhechor aficionado o profesional, caería. Si lo hizo por voluntad propia  o lo cercaron, es lo de menos. Lo importante no es eso. Pero sí lo que viene. El hombre tendrá que hablar, deberá hablar y es ahí donde habrá que poner atención. Si va a pasar 20 años en la cárcel, en el país del norte o en México, tampoco es relevante. Los encarcelamientos de famosos, de políticos, de asesinos, de narcos, en primera instancia llaman al morbo. Luego, pasan a segundo plano, caen en desgracia. El daño ya lo hizo y nadie, con nada, lo repara. La lista de este tipo de casos es larguísima y lo peor es que como sociedad no aprendemos nada. ¿O sí?
¿De qué servirá que Villarreal esté detenido, sea procesado, juzgado y sentenciado? ¿Qué recupera Coahuila? ¿Confianza, certeza? ¿Bajará la percepción de corrupción e ineficiencia? ¿Amainarán la inseguridad, los robos, la violencia, los crímenes?
Lo de Villarreal Hernández provocó que los panistas estén de plácemes. Hasta el senador Luis Fernando Salazar Fernández, de gris paso por los cuerpos legislativos que ha integrado, se subió a los medios aprovechando el tema. Si no es por eso, ni fu ni fa, como tampoco aparecen, pasando a otro asunto, prácticamente ninguno de los diputados federales y senadores por Coahuila. Nada se sabe de ellos a través de la prensa “nacional” (noticiarios de radio y tv, periódicos, revistas, páginas y redes). Además de votar bajo la cultura de la línea, ¿qué otra cosa hacen nuestros representantes populares?.../
A Eduardo Holguín, flamante director del Instituto Municipal de Planeación, si no cuida las formas, pronto, dicen, le empezarán a tirar sus detractores, que los tiene y sólo esperan los tiempos (electorales) para “tocarlo”. Ya se filtró que al menos tres de sus coequiperos, ganan casi 45 mil pesos mensuales (poco menos que lo que devenga Holguín), aunque éste carga gastos de orden personal que ni el mismo alcalde. ¡Aguas!
Un problema que no sólo no se resuelve sino que crece es el de las desapariciones forzosas en Coahuila. La suma supera las 300 personas y por ello el grupo Fuerzas Unidas por Nuestros Desparecidos en Coahuila (FUNDEC), sale otra vez a las calles exigiendo atención a las autoridades.


ferandra5@yahoo.com.mx