Sobre el racismo

¿Qué es el racismo? En el pasado era el desprecio de un grupo étnico hacia otro. La cultura pop americana lo ha caracterizado como los blancos maltratando a los negros. Sin embargo, en 2014 ya no existe esta práctica en los países occidentales o al menos presumimos que el racismo no es tolerado en nuestras sociedades, pero en realidad el sentimiento está presente en todas partes del mundo.

Mucho ha cambiado ciertamente. Apedrear o incendiar a una persona por su raza, creencias religiosas o sexualidad es algo prácticamente inaudito en el mundo occidental; pero esto es más por miedo a las consecuencias y mestizaje entre grupos étnicos que por la disminución de los prejuicios de la humanidad. 

Pregúntenles a los gordos o a los feos si sienten que sus semejantes los ven igual que a los demás, lo mismo los chaparros o quienes tienen un impedimento al hablar o timidez incontrolable. Si bien nuestros métodos de castigo han cambiado, su propósito es el mismo, proteger nuestra percepción de lo mejor de la raza.

De hecho no me parece malo nuestro instinto en favorecer aspectos preferibles en los individuos, pero la realidad es que somos pésimos para identificar a cuáles mejorar. A final de cuentas los negros suelen ser mejores atletas, hay razas orientales con capacidades cuantitativas superiores y los caucásicos hemos resultado más resistentes a ciertas enfermedades que plagan a otros grupos étnicos. Ciertamente nos hemos beneficiado con la mezcla entre razas, pero aunque en apariencia nos estemos mestizando, recaemos en otros errores: no queremos una raza de mujeres flacas que tienen problemas para reproducirse y hombres extrovertidos o ensimismados incapaces de sacrificio y disciplina.

El racismo está tan vivo hoy como nunca, solo que ha evolucionado como cualquier otro virus que enfrenta la humanidad. Continuamos queriendo buscar cajitas en las que quepa la gente. Lo veo más claro en Estados Unidos, en donde está bien que seas latino si eres chaparro, moreno y te apellidas García; pero es un estereotipo creer que un asiático sea bueno para el basquetbol, de ahí que Jeremy Lin de los Rockets de Houston tardó años en ser descubierto.

La discriminación está tan viva que los ejemplos abundan, hace unas semanas en el partido Villarreal-Barcelona en España al brasileño Dani Alves le lanzaron un plátano cuando se disponía a cobrar un tiro de esquina. En México en juegos en Pachuca y León del actual torneo los aficionados hacían “sonidos de simio” cuando jugadores negros tocaban el balón. Vaya en la política, en América sin contar las Antillas ni el Caribe, solo dos mandatarios son negros, los de Estados Unidos y Belice. Para abundar, solo tres mujeres son presidentas las de Brasil, Argentina y Chile. Bueno cuatro, pero Laura Chinchilla de Costa Rica, mañana entrega el poder. 

juanmaria7@gmail.com

www.osomaloso.com