En familia

Me parecen fascinantes las campañas tanto en “defensa de la familia” como a favor de la adopción por parejas homosexuales. Lo que más interesante se me ha hecho es escuchar y leer comentarios militantes de individuos sin hijos e incluso solteros. Sus comentarios de ambos lados del argumento demuestran, cada uno y sin excepción, que no tienen ni la menor idea de lo que implica ser papá, mamá o estar casado. Por supuesto que esto no los limita de hablar con la autoridad de expertos que empleamos todos hoy en día al discutir temas de los que no entendemos el asunto principal.

Cautiva mi curiosidad por qué le importa tanto a los heterosexuales, particularmente sin hijos este tema, pero más que eso, las mismas campañas inconscientemente invocan otras preguntas mucho más pertinentes que si los homosexuales puedan adoptar, por ejemplo ¿Cuáles son las barreras de una familia? ¿Dónde empieza y termina? ¿Son necesarias las familias para la sociedad? ¿Es el formato de familia el mejor para la crianza de la humanidad? ¿Debería estar regulada la familia más allá del criterio de sexualidad?

No me queda duda que la capacidad de embarazar o embarazarse de ninguna manera está correlacionada con la capacidad de criar al producto de un embarazo; y ese ni siquiera es un argumento a favor de la adopción homosexual, simplemente es una realidad irrefutable. Sin embargo, es completamente ilógico que se abogue contra la adopción por parejas homosexuales sin prohibir la inseminación artificial por parejas del mismo sexo.

De igual manera, si vamos a discriminar a quien sea de tener hijos ¿No deberíamos también restringir a quienes tienes un historial violento, cargan con enfermedades hereditarias, poseen un coeficiente intelectual bajo o carecen de la capacidad económica para sostener a una familia? En fin, hay gente apasionada por este tema, simplemente no entiendo por qué, a menos que seas homosexual y quieres adoptar, te importa más que, por decir algo, la contaminación o la corrupción o bailando con las estrellas.

El argumento que me hizo pensar en la cúspide de la absurdidad de todo esto es el que presenta una propaganda diciendo que todos los formatos de familia deben ser aceptados y mezclan a abuelos criando nietos, madres y padres solteros y otros dibujos que francamente no entendí. Una unidad familiar está definida por las personas que comparten una vivienda y recursos económicos, ni siquiera requiere de menores de edad y nadie está discriminando ninguna de estas presentaciones excepto en la que pertenecen homosexuales, lo que en sí me parece bastante ridículo. Por supuesto que como sociedad no queremos fomentar padres y madres solteras, personas de la tercera edad responsables de menores o familias excesivamente grandes, eso es una simple realidad económica que todos esos formatos de aMe encanta que estemos hablando de lo que debe constituir una familia, pero hay que hablar de los recursos económicos que se requieren por miembro, de la vivienda digna, de los beneficios y malestares de incrementar la edad promedio en la que los jóvenes tienen hijos, del nivel de crecimiento poblacional ideal y cómo fomentarlo y de la mejor manera de educar a las futuras generaciones. Lo demás francamente es una pérdida de tiempo.

juanmaria7@gmail.com

www.osomaloso.com