El alza de la derecha

Por  Aunque me gusta calificarme como objetivo, la mayoría de mis lectores dirían que soy de derecha. Por lo mismo, es de pensar que estaría contento de ver resurgir al conservadurismo alrededor del mundo, por el contrario, me devasta saber que tanta gente en el mundo está siendo persuadida por el odio y el enojo. La realidad es que soy un contrario y nunca estaría satisfecho con el status quo, pero todo lo que creemos los conservadores racionales (sin. objetivistas) está siendo tergiversado y empaquetado para el consumo de las mayorías sin representación.

Desde 2013 la extrema derecha ha crecido por más de 10% en Polonia, Austria, Holanda, Dinamarca, Suecia, Italia, Gran Bretaña y Grecia. El candidato presidencial más extremista en la historia de los Estados Unidos está proyectado para ganar por márgenes insólitos. En España, Japón y en todos los países de la antigua Unión Soviética la situación es igual de alarmante.

 Uno de los muchos defectos de los sistemas de gobierno contemporáneos es que las elecciones a la hora de la hora se tratan de uno o dos temas que pueden o no ser realmente importantes, pero dominan la narrativa y la decisión del voto. En México en las elecciones pasadas fueron los candidatos independientes, las antepasadas el crimen. En Estados Unidos las anteriores fueron el matrimonio homosexual y en las siguientes será la política migratoria. En Europa domina el tema de refugiados y país por país existe un segundo tema local.

Concentrémonos en las elecciones más recientes, Austria. El Partido de Libertad Austriaca (FPÖ) perdió el triunfo ya anunciado después del conteo de 30,000 votos inesperados por correo que levantaron de la oscuridad al candidato del Partido Verde. Los dos partidos principales juntaron solo el 22% del voto ¿Se imaginan que el PAN, PRI y PRD solo sumaran el 22% en una elección presidencial? ¡El FPÖ es el partido que fundaron los Nazis después de perder la segunda guerra mundial! Su candidato carga una Glock para “protegerse de los refugiados”. Toda la plataforma del partido es detener la expansión musulmana en Europa. Estuvimos a 30,000 votos del inicio del arranque del Tercer Reich, pero perdón por interrumpir su atención del sexto campeonato del Pachuca, seguramente morirán felizmente distraídos en la siguiente guerra mundial.

 Tenemos dos problemas urgentes en el mundo: el amasamiento de las fortunas de los ultra-ricos que, justa o injustamente, ha enfurecido a las masas y la reacción xenofóbica a la realidad de un mundo globalizado. Los electorados simplemente están reaccionando a estas dos de la única manera que saben, con su voto, por supuesto que siguen siendo responsables de los resultados, pero también creo que son incapaces de autocorregirse.

 El dilema de las ultra riquezas tiene las complicaciones que sus beneficiados han sido arrogantes de sus dotes y que son tan poderosos que prácticamente son intocables. La xenofobia por su parte es la consecuencia de empujar la globalización y liberación social que conlleva más allá de donde los ciudadanos querían tenerla.

El viernes Donald Trump hizo sus comentarios más racistas y denigrantes cuando se refirió al Juez Gonzalo Curiel, quien tendrá un juicio en contra de su corte en Noviembre después de las elecciones presidenciales, como una rata mexicana que quiere atacarlo porque es mexicano. Gonzalo Curiel nació y creció en Indiana, tiene de mexicano lo que Taco Bell (solo el nombre) y aún no ha hecho nada que le afecte a Trump. En Estados Unidos la discriminación es un crimen federal castigable con tiempo en prisión, sin embargo no hay repercusiones para sus cada vez más radicales ataques. Los estadounidenses moderados se refugian de la amenaza radical en su país diciendo que su sistema no permitiría a un dictador actuar unilateralmente, pero nadie está deteniendo a Trump.

juanmaria7@gmail.com 

www.osomaloso.com