Pie grande ataca a Trump; Putin interviene

La Agencia de Inteligencia de Estados Unidos concluyó que el gobierno ruso fue quien infiltró los servidores del Partido Nacional Demócrata y publicó correos electrónicos oficiales de la campaña Clinton. Agentes de la CIA han catalogado la infiltración como un "ataque soberano", una "amenaza a la nación" y algunos llaman al Presidente Obama a tomar represalias.

Las acusaciones de ciberespionaje y manipulación electoral se suman a las preocupaciones del rol de noticias falsas en el resultado de la elección presidencial estadounidense. Analistas claman que noticias y estadísticas falsas, propagadas principalmente en redes sociales, fueron responsables de convencer al electorado de votar por Donald Trump.

Los poderes mundiales han usado a las noticias para ejercer influencia foránea desde el invento de la imprenta en 1440, fue seminal el uso de panfletos propagandistas para la insurgencia germánica contra el imperio romano. No es ninguna novedad, la diferencia es que el periodismo en el siglo XX fue una oligarquía, pocas editoriales controlaban la opinión pública, y nos acostumbró a pensar que las noticias son más verdaderas de lo que en realidad lo son. Ahora el periodismo es una anarquía, cualquiera puede abrir un blog, publicar lo que se le ocurra y pagarle a Facebook y Twitter para que se propague por el mundo. Docenas de periodistas que se han vuelto muy populares en redes sociales han denunciado sus propias mentiras, burlándose de sus lectores y simplemente abriendo nuevos foros bajo otro nombre para recapitular.

Hay una falsa esperanza que el público se dará cuenta y dejará de ser víctima de esta información no sólo incierta, pero además publicada maliciosamente, para manipularlo. La realidad es que las personas siempre caeremos en falsas creencias, algunos se sienten respaldados recibiendo sus mentiras en medios más establecidos, pero no las hacen más reales. Después de todo, leyeron en MILENIO que Pie Grande atacó a Trump.

Es indiscutible que, como hace 15 años, los enemigos de Estados Unidos encontraron una debilidad en su sistema de transporte aéreo, ahora la han encontrado en su sistema de noticias y están explotando esa debilidad al esparcir noticias que profundizan una división entre sus ciudadanos. Imagínense que alguien quiere dividir a una familia y se dedica a producir mentiras, que aparentan ser reales, para que se peleen entre primos y hermanos; eso es lo que está pasando en Estados Unidos.

Peor tantito, no se reduce a blogs inventados por rusos, norcoreanos y musulmanes extremistas. Abran las páginas de The New York Times, Wall Street Journal, vean Fox News o CNN: todos los días hay reportajes difíciles de justificar desde un punto de vista editorial y no se limitan a noticias nacionales. La lucha por la atención del público ha destruido la integridad editorial al punto que al periodismo poco le importa incendiar relaciones internacionales con tal de obtener una audiencia.

juanmaria7@gmail.com
www.osomaloso.com