Días de gloria

La actual temporada de la NBA, ha sido la mejor en 25 años. La temporada regular ofrece un nivel de emoción tangible antes de llegar al intermedio que divide el juego de estrellas. Analistas, directivos y fanáticos festejan que, en parte gracias a la tecnología del pase de liga (nba.com/leaguepass), por primera vez en la historia del deporte todas las noches hay partidos relevantes, competitivos y de alto nivel que puede ver cualquier espectador desde donde se encuentre en el mundo. En resumen, si te gusta el deporte este es el momento de sintonizarte. Por todo lo que hizo Michael Jordan por el basquetbol en su carrera, el hueco y ejemplo que dejó creó 15 años de “recesión basquetbolística”. Los fanáticos casuales que seguían a la liga más por ver al fenómeno que era Jordan abandonaron su afición cuando se retiró. En México incluso dejaron de televisar la liga en televisión abierta y en algunos años casi por completo en la de paga. La generación de jugadores que le siguieron y habían crecido emulándolo heredó las peores de sus características fuera de la cancha sin el talento para justificarlas. El deporte “sufrió” con una camada de estrellas que los fanáticos rechazaron, ahora pocas son recordadas. A simple vista se podría decir que Lebron James vino a llenar los zapatos de Jordan, pero no es el caso. El trabajo de Lebron y otros contemporáneos, como Kevin Durant, ha sido elevar los estándares fuera de la cancha para convertirse en ídolos que el público actual pueda seguir en todos los aspectos. Encima de esta generación de jugadores que son estrellas dentro y fuera de la cancha está el nivel de juego que no se había visto desde los 80s. Los diez mejores equipos de la conferencia Oeste, encabezados por los Warriors y los Grizzlies están rompiendo récords de nivel de juego y batallando en partidos apretados noche tras noche. En el Este, si bien las grandes franquicias están desarmadas, los Hawks son los favoritos al título y son el primer equipo desde los 60s que va a llegar de líder a la media marca de la temporada sin un solo superestrella. El basquetbol fue inventado para jugarse en equipo y luce mucho más en épocas como esta en la que la liga está repleta de talento y no sólo dos o tres estrellas que acaparan la atención. Los Warriors tienen ocho jugadores que podrían ser el mejor en otro equipo, los Hawks en lugar de buscar los mejores jugadores buscaron quienes tuvieran herramientas específicas para una armonía, verlos es como escuchar un coro, y los Grizzlies es el único equipo que está usando una alineación tradicional. Esta temporada es la primera desde que se retiraron Magic y Bird en la que 12 equipos podrían ganar el campeonato y el triunfo depende más de quien enfrente a quien en playoffs y la estrategia que funcione mejor. Estos son los días de gloria.

juanmaria7@gmail.com