Autonomía relativa

Los documentos del 'hacker'

Muchos comentarios ha despertado la noticia de que un hacker trabajó para la campaña de Peña Nieto. Resulta que el tipo, según dijo, espiaba las campañas de los oponentes. Como no dice qué obtuvo de su trabajo de espía, imaginemos lo que pudo obtener.

Documento sobre la campaña de AMLO: se obtuvo poca información de las computadoras centrales, ya que son modelos muy antiguos y están apagadas todo el día. Tampoco es factible obtener mucha información de sus correos electrónicos por la cantidad de faltas de ortografía y resultan francamente ilegibles. El candidato manda telegramas a sus más cercanos. Se transcribe el siguiente: Manden dinero. Me persigue mafia poder. Es un compló. Están juntos de nuevo. Insistan PRIAN. Critiquen López Dóriga. Salinas atrás Peña. Peña hará cosas que ni Obama. Saludos.

Se obtuvo también un documento extraído del morral de uno de los asesores de imagen. El texto no se puede leer íntegro porque tiene manchas de mole, pero contiene lo siguiente: hay que recordarle al candidato que cuando presente fotos en la televisión no ponga las fotos al revés. La república amorosa no se puede formar mentándole la madre a todo el mundo, por lo que se hace la sugerencia de moderar los ataques. Que no le pongan tanta goma en el pelo porque se hace más evidente el gallito. Es importante que saque su pasaporte. Que ya no diga que si no gana se va "pa' la chingada", se oye mal. Sería muy bueno mandar al diablo al asesor uruguayo y al diseñador guatemalteco y que ya todo lo hagan Martí Batres y Ricardo Monreal, que son geniales.

Documento sobre la campaña de Josefina Vázquez Mota: el firmante pudo entrar hasta el mismísmo war room. Es tal el desorden que priva en ese lugar que nadie se dio cuenta de mi presencia, incluso pude opinar. Pude contar en la reunión de estrategia —así le llaman— hasta 74 personas. Había un pizarrón que decía: Pinche Sota. Debatían si era buena idea que se anunciara con suéter en la costa o no. Alguien dijo que con el suéter rojo parecía La Chilindrina. Cuando se preguntó quién hizo los spots oscuros de la candidata nadie contestó. Se acordó ya no contratar a los acarreados que fueron al Estadio Azul pues cobraban doble por quedarse y esa fue la falla estratégica. Se les hizo muy buena idea que la candidata dijera que tenía "muchos pantalones". Comen cacahuates frenéticamente. Tienen un mesero que entra y sale sin problema del cuarto estratégico llevando cocas de dieta. Todos se burlan de un tipo al que le dicen El Cerillo, al que se le pone la cara roja y que en silencio ha jurado venganza. Decidieron dar un golpe maestro que les permita remontar la caída de las últimas semanas. Algo que nadie espera y que sorprenderá a todos. La estrategia consiste en que la candidata invite a las mujeres a no hacer "cuchi-cuchi" con sus parejas si no votan por ellos. Se fueron muy contentos a sus casas a las seis de la tarde.

Fuera de algo similar a lo arriba descrito, no sé qué más pudo haber obtenido el hacker colombiano.

Twitter: @juanizavala