Autonomía relativa

'Porkys': podrán correr, pero no esconderse

El caso de Los Porkys sigue en la escena pública por varias razones. Cada quien puede enumerar las que considere, se trata de un delito bárbaro cometido a una joven por parte de júniors en Veracruz. La situación económica privilegiada de los pandilleros ha generado aún más encono contra los jóvenes que participaron de alguna u otra forma en la violación.

Es obvio que no es el primer delito que cometen, es obvio que a sus padres no les interesa lo que hagan sus hijos, es obvio que esos jóvenes son el resultado de una nefasta mezcla de política, dinero, impunidad y corrupción. El caso ha escalado por lo que lo rodea. Es la expresión de un sector social absolutamente podrido en su juventud, que no es extraño que se haya manifestado en un estado gobernado por la anarquía y la bajeza moral que encarna el gobernador Duarte.

Pero las redes sociales, tan criticadas en ocasiones por difundir la estupidez, han hecho su trabajo. Los Porkys ya son una vergüenza más allá de nuestro país. La gente se organiza para repudiarlos. En Veracruz se hicieron públicos sus teléfonos, direcciones y otros datos para quien quisiera usarlos para acosarlos. En Houston, un medio local publicó la noticia de que alguno de Los Porkys se escondía en su casa en Woodlands —un fraccionamiento en el que muchos adinerados mexicanos tienen casa—. La nota era de repulsa a la presencia del joven en ese lugar. "Puedes correr pero no puedes esconderte", era el título de la información. Lo mismo hizo la comunidad mexicana en Madrid, donde colocó cartelones con esa frase y señalando con su nombre y foto al participante en la violación de Daphne. El corresponsal de Reforma había conseguido la lista de pasajeros del vuelo en el que llegó a España un Porky.

Todo el caso Porkys es una reality de la impunidad en Veracruz. Todos hemos asistido a ver cómo un padre y su hija deciden denunciar públicamente a los delincuentes a costa de su propia imagen y seguridad. Y también hemos visto cómo la justicia les ha sido negada. Cómo la prepotencia de unos y la subordinación de otros se juntan para encubrir a los violadores. El patético fiscal veracruzano ha sido prácticamente obligado a investigar y hacer su trabajo por la presión mediática y social en torno al caso. La indignación es generalizada porque Daphne y su padre representan el vía crucis, la doble victimización que es buscar justicia y más aún cuando se va contra poderosos.

Los Porkys han entrado ya a ese infierno que es la condena social. Y no estarán tranquilos, les será difícil encontrar un modo sencillo de reinsertarse en algún grupo. Ha caído sobre ellos el estigma de lo que hicieron —que caerá también sobre sus padres— y podrán correr, pero algún día se cansarán y ahí los estará esperando la gente para señalarlos con el dedo. Es una especie de justicia que la sociedad ha decidido tomar en sus manos.

Twitter: @juanizavala