Autonomía relativa

Tamaulipas: campaña a la baja

Una de las manifestaciones de que una campaña va a la baja es cuando se comienzan a ver errores, filtraciones, acompañados de personajes que abandonan el barco porque no quieren hundirse con la nave. Es lo que pasa con la campaña del priista Baltazar Hinojosa en Tamaulipas.

Tamaulipas es un estado que no ha tenido alternancia en el gobierno estatal. Ha sido gobernado por el PRI 86 años. Por más de diez años, Tamaulipas ha estado sumido en la inseguridad, la violencia y la corrupción. Datos oficiales hablan de más de 3 mil ranchos abandonados. El éxodo de familias enteras ha dejado poblados vacíos. Las matanzas y las balaceras siguen siendo parte de la vida cotidiana. Las referencias del estado tienen que ver con eventos como el de San Fernando, en el que fueron ejecutados decenas de migrantes centroamericanos, o noticias en las que el crimen organizado bloquea carreteras o avenidas en las principales ciudades. Pero Baltazar abona al desprestigio. Fue un cercanísimo colaborador de Tomás Yarrington —hoy prófugo de la justicia estadunidense— y es parte del clan que ha gobernado todos estos años en Tamaulipas.

Su campaña va a la baja. Una nota (Reforma, 23/04/16) habla de que el candidato priista a presidente municipal de Hidalgo, Wenceslao Zúñiga, se ha deslindado del partido que lo postuló. En un discurso sorprendente, Zúñiga dijo lo siguiente: "No podemos solapar ni seguir apoyando a quienes han pisoteado los derechos de la ciudadanía. Nuestro Estado con el gobierno de Egidio Torre Cantú tiene el primer lugar en asesinatos, desaparecidos y extorsiones. No sabe cuántos desaparecidos hay en Tamaulipas mucho menos quienes son los asesinos. Egidio Torre Cantú, no ha resuelto el crimen de su hermano, para la sociedad tamaulipeca este caso sigue impune como tantos otros. Tamaulipas no merece a otro gobernador igual donde se asesine, se secuestre o extorsione impunemente a la población. Hidalgo, Villagrán Madero se organizaron para defenderse de los ataques constantes de los grupos delincuenciales, no podemos seguir siendo rehenes del autoritarismo, de la clase del poder. Debemos tener coraje, valor, dignidad para hacer valer nuestros derechos; de lo contrario, nos convertiremos en cómplices y seguiremos alimentando el monstruo de la corrupción". Es claro que en el barco del priista está haciendo agua.

En la desesperación, el priista contrató al vendedor de cuentas de vidrio que es Antonio Sola (un decadente publicista de campañas del panismo). ¿Y qué idea le dio el asesor a su candidato? Que dijera que su adversario panista era "un peligro para Tamaulipas". Muy original. Si el priista pagó por eso, debe exigir el regreso de su dinero. Más aún, en el debate entre candidatos —eventos cuyos formatos los hacen inservibles— el candidato priista no agotó su tiempo en una de sus intervenciones, razón por la cual estuvo ¡30 segundos! —con reloj en pantalla— en absoluto silencio, lo que ha sido aprovechado en las redes sociales para burlarse del priista.

En las campañas a la baja, basta con un error para que dé inicio una cadena interminable de pifias. Es el caso de la de Baltazar.

Twitter: @juanizavala