Autonomía relativa

Verde que lo envidian verde

Convertido en el partido que crece sin freno, el Verde es envidiado por los demás partidos. Todo le sale bien. Hace lo que quiere. Se le dice que no se anuncie y dobla la cantidad de comerciales. Se les dice que son frívolos y se compran relojes. Dicen que no sirve pero el gobierno los necesita para casi todo.

Los del PAN hacen una fiestecita con cabareteras y todo el mundo se entera y los condena; los del Verde hacen fiestas con modelos, una búlgara sale volando del piso 17 y no pasa nada. Los del PRD se meten unos fajos de billetes en bolsas de Superama y es el escándalo; los del Verde reciben dinero a manos llenas y es lo normal. A Peña se le exige cumplir sus promesas de campaña, al Verde no, pero cumple las suyas con lo que votan los demás y lo anuncia como propio.

Al Verde se les dice que son de lo peor, que no tienen idea de la política, mueven a risa sus argumentos y hasta su gente, pero crecen cada elección, cosa que no pueden decir los partidos con ideología y programas propios, que se sienten serios y visionarios. Los del Verde no aspiran a decir un gran discurso en la tribuna, sino a hacer un negocio en lo que se pueda. Y les sale bien. Los otros partidos ya tampoco dan grandes discursos en la tribuna, ahora aspiran a ser como el Verde y hacer negocios donde se pueda. Y les sale mal.

Los partidos grandes se desgañitan en sus convenciones y asambleas para designar candidatos a legisladores, se dan rupturas, expulsiones, amenazas. En el Verde no hay problema. Las cosas son más o menos así: “Señor, hay un tal Emilio Salazar en Chiapas que se asignó cuatro gasolineras como funcionario”. “Háganlo candidato. Es el tipo de personas que necesitamos. Sin ideas y sin escrúpulos. ¿Cuántas güeras vamos a postular esta ocasión?”. “Diecisiete, señor.” “Perfecto pero que se apeguen a lo que dice el estatuto de que no se puede pedir la palabra ni andar opinando sobre temas de interés.” Así más o menos deben ser los dilemas de selección de candidatos en el ecologista.

Andrés Manuel está por emprender su tercera campaña presidencial. Con su nuevo partido en estas elecciones llegará a quinto lugar. Uno abajo del Verde —dicen varias encuestas—. Pero el Verde se apresta a ser la tercera fuerza electoral, cosa que puede lograr con otro descalabro del perredismo. Así las cosas, el Verde está a punto de valer política y electoralmente más que cualquier partido de izquierda.

http://twitter.com/juanizavala