Autonomía relativa

Publicidad inútil

Uno de los grandes pendientes que dejó el paso del PAN por el gobierno es el de la publicidad gubernamental. Es un tema que requiere más de voluntad que de talento. A través de los anuncios gubernamentales se desata toda una trama de relación perversa con los medios de comunicación. Como todas las cosas que el panismo pretendió imitar del PRI, lo terminó haciendo mal, se le revirtió, nadie se lo agradeció y se sumó a la lista de los cambios que no supo hacer.

Los gobiernos y los legisladores deberían tener límites a su gasto que, en muchas ocasiones, resulta ofensivo. Cualquier agencia de publicidad o de manejo de medios, no haría para un cliente los planes de difusión que tiene el gobierno federal y varios estatales. Por ejemplo, con motivo de este segundo Informe  uno puede escuchar en el radio un spot que se repite inmediatamente. Ninguna empresa hace eso porque es contraproducente y porque es dinero mal invertido. Pero a los gobiernos eso no les importa, no es su dinero ni rinden cuentas al respecto. Repito que los gobiernos del PAN no fueron diferentes a lo que hace el presente. Todavía recuerdo un spot del gobierno anterior que se repitió hasta la saciedad en el que decían que un fulanito descabezaba gente y que se quitó las huellas digitales y no sé qué más pero te ponía los pelos de punta y te hacia voltear para todos lados esperando que nadie se te acercara o te viera feo. Con el tiempo el spot terminó siendo costumbrista y escucharlo era como oír que se anunciaban zapatos de charol.

Se anuncian programas sociales, destino de recursos para abatir el hambre, la pobreza y se gastan millones en anunciarlo. ¿No sería mejor destinar el dinero que va a publicidad, precisamente, a esos programas sociales? Entiendo la necesidad del poder público de difundir sus acciones y logros, pero se gasta de manera abusiva y sin sustento. ¿En serio creen los diputados y senadores que cuando anuncian el número de leyes que aprobaron van a mejorar su imagen? Los gobernantes deciden pagar, incluso esquelas lamentando decesos. Está bien que tengan sentimientos nobles, pero si los van a anunciar, que lo paguen de su bolsillo.

El caso de Chiapas es un buen ejemplo de dinero tirado a la basura. La promoción del gobernador no tiene sentido. Sale en todos lados anunciando lo mismo, le da igual el público de MILENIO que el de Tvnotas. Dice que promueve el deporte y sale rodeado de unos niños en uniforme deportivo y el corre con pantalón largo ¡y mocasines!

Todos vimos en el Informe que el presidente Enrique Peña saludó a todos y cada uno de los gobernadores. Uno puede imaginar que cada gobernador le dijo: “muchas felicidades, señor Presidente. Un gran y emotivo mensaje el que dio”. No contentos con eso, muchos de ellos decidieron gastar cientos de miles de pesos en volver a felicitar al Presidente. El gobernador de Nuevo León reconoció a éste “su liderazgo al impulsar cambios históricos”; el “Gobierno y Sociedad del estado libre y soberano de Hidalgo” felicitaron al Presidente por su informe y firmó el desplegado “respetuosamente” el gobernador; el de Tamaulipas aseveró que, “al igual que en todo el país”, ese estado reiteraba el “compromiso de Mover a México”; el de Yucatán felicitó al Presidente por  su Informe “en el que presentó las acciones con las que está cumpliendo su compromiso de ¡Mover a México!”. Cada semana hay ejemplos del estilo. Una de las reformas pendientes es ese gasto del dinero público que no tiene límite ni sentido estratégico, mas que el de mantener relaciones perversas con los medios de comunicación.


juanignacio.zavala@milenio.com
Twitter: @juanizavala