Autonomía relativa

Gobierno que sorprende

Una de las cosas más sorprendentes de este gobierno son sus prioridades. Se puede entender que tienen información de la que el grueso de la población carecemos. Eso pasa en cualquier lado. La incógnita sería cómo procesan la información de la que se allegan. Sin embargo, y dados los resultados, la pregunta es si tienen información porque el manejo y los resultados parecen arrojar otra cosa.

Este gobierno sorprende con sus movimientos. Cuando la mayoría piensa que va para una parte, resulta que van para el otro lado; cuando los expertos esperan determinada decisión, salen con otra o, simplemente, no deciden. Si la generalidad piensa que perdieron y que les fue muy mal en las elecciones, ellos piensan que ganaron, que les fue de maravilla y que tienen una gran aprobación.

Si algunos piensan y opinan que fulanito va a dejar tal puesto porque fue sorprendido en un acto de corrupción, pues no: fulanito es más fuerte e influyente que nunca gracias a su acto de corrupción. Si la gente pensaba que iban a tapar lo de ElChapo, al contrario: abren el túnel, lo convierten en una especie de museo para ser visitado. Pero pregunte usted por los viajes en helicóptero de David Korenfeld y el gobierno consideró importante reservar esa información por tres años.

A la señora procuradora, que uno imaginaba que la cuidarían con algodones, la manejan como si fuera regidora de Huipanguillo: difunden fotos de ella pasmada viendo el túnel de la ignominia; otras en la cocina de la propiedad viendo a lontananza como si anunciara estufas o líquido para lavar ventanas: en la conferencia de prensa con Chong todo fue un desastre: salió con el suéter de La Chilindrina, no alcanzaba el podio, se tapó la cara con una foto y para colmo ayer, en medio de la indignación de los trabajadores de los medios por el asesinato de un compañero, la ponen a tuitear una calurosa felicitación de cumpleaños a la esposa del Presidente. Se pintan solos para las ocurrencias.

Se entiende que cualquiera tenga intenciones de hacer carrera personal. Es el caso del ex subsecretario para América del Norte. Sergio Alcocer, quien decidió buscar la Rectoría de la UNAM. ¿Tenía que ser en estas semanas sin embajador en Estados Unidos? Nuestra relación con EU para este gobierno vale lo que la ambición de un subsecretario. Ni embajador ni subsecretario para la zona. En diplomacia la reciprocidad es regla, así que a ver si no nos responden de la misma manera: congelando el nombramiento que se mande los meses que se tardó en nombrar.

Y de cereza del pastel, llevan al presidente Peña a inaugurar un estadio ¡vacío! Ya estamos en los antieventos. Pronto inaugurará una carretera que no existe. Lo dicho: no dejan de sorprender.

http://twitter.com/juanizavala