Autonomía relativa

Cosas de la "pactada"

Al parecer han querido esconder el cadáver del Pacto. Pero es de todos conocido que los muertos terminan por apestar.

Todos intuíamos que estaba muerto, que ya no daba para más, pero ¿quién o quiénes mataron al Pacto por México? ¿Por qué no se anunció su sepultura si tan útil y querido fue en vida el hoy occiso?

Resulta que apenas entrado el segundo año de gobierno, Enrique Peña Nieto ya no cuenta con su poderosa herramienta que, en efecto, le sirvió para lograr las grandes reformas que, por años, estuvieron detenidas por mezquindad política y cálculo electoral de su propio partido. Ya se sabe en todos lados que el Pacto logró las reformas y que no fue logro menor.

A los participantes en aquel festín reformista les comienzan a llegar las facturas de la fiesta y parece que no les alcanza para tanto. Zambrano, hombre sensato al fin y al cabo, decidió no reelegirse en su partido, sabe que el Pacto no le dio para tanto. Mejor, bajita la mano, caerá como diputado el año que entra y en tres será senador. Madero, hombre atolondrado, a cualquier precio quiere seguir en la presidencia de su partido. No las tiene todas consigo, pero no es imposible que gane en un PAN que ya no se reconoce en ningún espejo. Y en eso estriba su posibilidad de ganar. Después se ve de gobernador de Chihuahua y luego entrando con caballo blanco en el Zócalo a ver si algún desorientado lo confunde con sus ancestros. Atrás quedó la época de Greta Garbo.
Lástima.

Al parecer han querido esconder el cadáver del Pacto. Pero es de todos conocido que los muertos terminan por apestar. Nadie sabe la fecha ni la hora de la muerte, aunque los rumores dicen que fue víctima de la reforma energética. Esa fue la que terminó por aventar la cabeza del Pacto al Congreso.

Al gobierno le urge seguir manteniendo la ilusión de los grandes acuerdos, y eso se entiende, pero ¿por qué no mandó como preferente ninguna ley? ¿Por qué prefirió incendiar el Senado y la Cámara de Diputados? ¿Por qué el gobierno no quiso decir qué quiere en telecomunicaciones y en energía? Qué curioso, porque por el mundo van diciendo que ya arreglaron todo y el problema es que todo se les puede caer, porque ya se sabe que lo importante viene en las leyes
secundarias.

Por supuesto, siempre hay quien quiera salir a limpiar el batidillo oficial. En este caso correspondió a lo que queda del senador panista Jorge Preciado. El senador dijo que ya había un nuevo pacto, pero en el Senado. Después de la reforma energética el PRD decide ya no participar en el Pacto y la realidad es que el pacto fue una manera que ya no podría generar las mismas reformas que logró con anterioridad. Por ello hace un par de semanas venimos platicando el senador Miguel Barbosa, el senador Emilio Gamboa y su servidor para hacer algo que le denominamos Pacto en el Senado. (MILENIO, 17/02/14). De lo cual se desprende que lo del Pacto por México ya pasó a mejor vida.

¿Qué sigue en términos de Pacto? Pues dice Preciado que se pusieron de acuerdo para sacar 79 puntos para trabajar en ellos. A eso habrá que sumar un Pacto en San Lázaro, más los que se requieran a nivel estatal y municipal.

Quieren revivir lo que ya murió. Y no siempre segundas partes fueron buenas. Parece que las cosas están de la pactada.

Twitter: @juanizavala