Cadena de mando

¿Impunidad?

Las reacciones contra el video donde se observan actos de tortura por parte de dos militares y una agente de la Policía Federal demuestran lo confuso que se ha convertido para muchos la manera de entender las cosas.

No es la tortura una práctica sistémica en el Ejército mexicano. No se les enseña ni en las aulas ni en el adiestramiento a utilizar esos métodos contra nadie, por una razón muy simple: está fuera de la ley.

Unos señalan el video como una prueba de la impunidad que existe en México; sin embargo, el delito no tenía esa calidad. Desde el 10 de diciembre de 2015, la Procuraduría General de Justicia Militar recibió el video; una vez analizado, se inició la averiguación previa número SC/413/2015-VI.

En consecuencia, el 4 de enero de 2016, la procuraduría militar remitió un desglose de su investigación a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Tortura de la PGR al mando de la Maestra Arely Gómez.

El 5 de enero de este año, se consignó ante el juez quinto militar a un oficial y a la soldado que participaron en los hechos por desobediencia a órdenes militares; y hay que explicarlo bien, la orden del alto mando militar es la de privilegiar los derechos humanos, conducirse en todo momento dentro de la legalidad y hacer prevalecer el estado de derecho. Ni el capitán ni la soldado obedecieron la orden.

Ayer, la Policía Federal ya había detenido a la agente que participó en los hechos.

¿Por qué se dice que hay impunidad en esto?

La mujer torturada se llama Elvira Santibáñez Margarito —peor conocida como La Pala—, está presa en un penal de Nayarit por el delito de acopio de armas. Sin duda, saldrá libre muy pronto, aun y a pesar de que ni ella ni nadie hayan presentado una denuncia por tortura.

¿Cuál impunidad?

Cabo de Guardia

Mañana, el GIEI presentará su último reporte de lo que se supone vino a hacer a México. Sin duda insistirá en que elementos del Ejército permitieron la desaparición de los estudiantes.

Lo que sigue siendo débil son las pruebas que, según ellos, tienen para involucrarlos. No es atribución del Ejército mexicano intervenir contra autoridades legalmente constituidas, como lo eran las de Iguala aquella noche.

Lo que no se entiende es que este grupo quiere desprestigiar al país, vía los soldados mexicanos.

Por cierto, ¿no venían estos "expertos" a investigar dónde están los 43 desaparecidos? Lo único en lo que se basó su trabajo fue en la controversia del lugar donde se quemaron los cuerpos.

De los estudiantes, ¡nada!

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola