Cadena de mando

16 y 19 de septiembre

Hace 30 años, la capital se llenó de destrucción, caos, muerte y dolor. ¡Mucho dolor!

Sin caer en sentimentalismos "pendejos", con el sismo la capital también se cubrió de gloria gracias a la solidaridad de la gente, al orden y a la puesta en marcha del Plan DN-III-E, al apoyo de la Brigada de Rescate y Salvamento de la Marina y por supuesto a la ayuda internacional, sin olvidar a bomberos y policías que dejaron el alma en esos días.

Se comprobó en esas interminables jornadas de búsqueda y rescate que los soldados están con el pueblo. Esa mancha del 2 de octubre casi desapareció con el agradecimiento de la población a sus fuerzas armadas por tanta ayuda prestada.

Existen antecedentes de que a partir del 19 de septiembre de 1985 los ciudadanos y los soldados comenzaron una nueva etapa de relación.

La presencia militar en las calles de la ciudad significó, a partir de entonces, seguridad y confianza.

Desde ese momento, el desfile militar del 16 de septiembre se convierte en el momento de comunión entre soldados y ciudadanos.

Este año, el significado del desfile fue mayor y oportuno.

Nunca las campañas negativas contra las fuerzas armadas han sido tantas y tan agresivas. Aun y a pesar de Ayotzinapa, Tlatlaya y todo lo negativo que le han sumado, la emoción y el respeto de la gente hacia sus soldados se miden en eventos como el del miércoles pasado, y no solamente en la capital; en todo el país el efecto es el mismo.

Fuerza Aérea Mexicana

El liderazgo de la Fuerza Aérea demostró su modernización y gran estructura este 16 de septiembre.

Gallardo y orgulloso se mostró el general de División Piloto Aviador, Diplomado de Estado Mayor Aéreo, Carlos Antonio Rodríguez Munguía, comandante de la Fuerza Aérea, quien este año fue el comandante de la columna del desfile.

Por primera vez y para conmemorar el centenario de la creación de la Fuerza Aérea, se decidió otorgarles el honor a los soldados del aire.

Superaron la expectativa.

¡Enhorabuena!

Cabo de Guardia

Al frente de los marinos en el desfile estuvo el almirante José Luis Vergara Ibarra, comandante del Cuartel General del Alto Mando.

Vergara, además del honor de dirigir a las filas navales, también compartió el orgullo de que su hijo, el cadete Leonel Vergara, desfilara en el contingente de la Heroica Escuela Naval Militar, siendo la primera vez que sucede así.

El padre al frente del contingente y en el mismo el hijo marchando por la senda de la gloria.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola