Cadena de mando

¿Dónde quedan las fuerzas armadas?

La realidad de hombres y mujeres que dedican su vida a la carrera de las armas en nuestro país es, por decir lo menos, compleja. Dentro de la complejidad radica el absoluto sentido de pertenencia que le guardan a su institución.

Si tomamos como cierto que son las personas quienes conforman las instituciones, es precisamente en la institución armada donde más fuerza cobra esta conformación. Si tomamos como cierto que son pocas las personas que sienten arraigo por su institución, encontraremos entonces la razón de por qué están tan debilitadas. Encontraremos también la razón de la fortaleza del instituto armado. Para entenderlo mejor, basta con observar lo que las propias instituciones ofrecen a quienes las integran; basta observar lo que quienes las integran les ofrecen a sus instituciones.

Sin lugar a dudas, la administración del presidente Peña Nieto lucha desesperadamente por fortalecer las instituciones del Estado mexicano. El equipo, primero de campaña y después presidencial, se dio cuenta de la debilidad de las mismas, así como también dio cuenta de la fortaleza institucional que guardan las fuerzas armadas y, con ello, su impacto positivo en la población, y más allá, corroboraron el aumento en percepción, comprensión y apoyo por parte de la sociedad hacia el instituto armado, aun a pesar de su participación y presencia en el combate a la delincuencia.

Dentro de este rescate y fortalecimiento de la percepción institucional en nuestro país, ¿dónde quedan las fuerzas armadas? Sabrá de antemano la clase política que, al ser el Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina Armada de México, en conjunto, el último recurso, entonces también se les otorga el último lugar en el replanteamiento institucional. Si están los militares —como integrantes del instituto armado— impuestos a que en esta administración “deben” ocupar el último lugar, se estará desperdiciando una oportunidad para que tanto los poderes de la unión como la clase política los ubiquen en su justa dimensión.

La crisis institucional pública está mermando en la confusión a la sociedad. ¿Dónde queda la gente entonces? La clase política no tiene respuestas urgentes, ya que sigue pagando los costos de su ascenso al poder y, en ello, pierde la valiosa oportunidad de fortalecerse institucionalmente, aunque en la teoría intente hacerlo. Entonces, ¿dónde quedan las instituciones? Las fuerzas armadas siguen ahí, brindando —a pesar de sus necesidades— todo lo posible a la sociedad. Siguen ahí, sosteniendo a las instituciones de gobierno que no pueden seguir sin ese sostén. Entonces, ¿dónde quedan las fuerzas armadas?

Las instituciones privadas están en crisis también, aunque ésta no necesariamente sea producto de sus actos; al contrario, es producto de no encontrar respuesta en sus pares públicas, y es un hecho que muchas organizaciones privadas ya rompieron los mitos sobre su acercamiento a las fuerzas armadas y están encontrando las puertas abiertas. Entonces, una nueva responsabilidad, un nuevo reto para marinos y soldados.

La casi nula institucionalidad que le queda al poder Legislativo no le alcanza para comprender la necesidad de contar en este país con un instituto armado que no solo esté cubierto en un presupuesto, sino que tenga la certeza jurídica para que siga desarrollando lo que hasta ahora ha hecho. Seguir siendo el garante institucional.

¿Dónde quedan las fuerzas armadas?

Cabo de Guardia y de Turno

Hoy se firmó un convenio, además de positivo, histórico entre las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina Armada de México con el Consejo Coordinador Empresarial. El convenio firmado por el general Cienfuegos y el almirante Soberón con Gerardo Gutiérrez Candiani permitirá realizar de manera coordinada, entres las fuerzas armadas y el sector empresarial, programas que fomenten la cultura de protección civil y también programas en materia de seguridad.

A los militares les da la oportunidad de vincularse de manera activa y propositiva con los empresarios, lo que en verdad es positivo para ambas partes. Le brindará también al personal militar retirado la posibilidad de encontrar espacios profesionales en la iniciativa privada.

@elibarrola