Cadena de mando

El plazo del 10 de mayo para las "autodefensas"

¿Hasta dónde los tres niveles de gobierno tienen las condiciones para cumplir lo prometido sin que se utilice al Ejército como una medida de presión?

Se antoja difícil, pero habrá que esperar a que en verdad el desarme de los grupos de autodefensa en la Tierra Caliente de Michoacán se dé para el 10 de mayo, tal como lo negoció el comisionado Alfredo Castillo con líderes de estos grupos. Si no sucede, ¡en la madre!, porque amén de la fecha pactada —Día de las Madres— la situación ya no da para más.

Si no logran cumplir las demandas, en las que básicamente las autodefensas piden el desmantelamiento total del grupo criminal Los caballeros templarios, continuará una dualidad de poder que, por donde se le vea, no es sana para el poco estado de derecho que queda en esa zona, así como tampoco será sana para el prestigio que han intentado construir la Secretaría de Gobernación y el propio Presidente de la República.

Las propias negociaciones sufrirán gran deterioro si no se cumplen los objetivos, debido a que la naturaleza de éstas han tenido muchos cambios de dirección. De aceptar y reconocer la creación y presencia de los grupos de autodefensa, entablando mesas de negociación vía líderes como Hipólito Mora —hoy preso— hasta el desconocimiento de algunos como el Dr. Mireles, a quien hoy lo vuelven a reconocer y quien, por supuesto, genera en sus declaraciones muchas dudas sobre el cumplimiento de las promesas del gobierno en el caso Michoacán y más aún, enfrenta al gobierno de manera abierta, condicionando la entrega de las armas que poseen quienes integran a las autodefensas. Es un hecho que la sociedad comenzó aceptando con buenos ojos la creación de las autodefensas, así como también aceptaron el envío de un comisionado que fuera a poner orden a tanto desmadre.

Los michoacanos directamente afectados, así como la gente en todo el país que se preocupa por el tema, ya perdieron todo signo de confianza tanto del gobierno como de los grupos de autodefensa.

Para los integrantes de las fuerzas armadas el que al cumplirse el plazo las autodefensas no entreguen las armas los convertirá en los principales afectados. La Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos la hace cumplir en un primer lugar el Ejército mexicano y, en un segundo plano, la Secretaría de Gobernación, entonces, deberán ser los soldados quienes se salgan a la calle a detener a los infractores y cabe la pregunta de qué sucederá en caso de que se produzcan enfrentamientos entre soldados e infractores, porque ya no serán autodefensas a partir del 10 de mayo. A quién van a apoyar los pobladores. Y ya entrados en las preguntas, ¿hasta dónde los tres niveles de gobierno tienen las condiciones para cumplir lo prometido sin que se utilice al Ejército como una medida de presión o, en todo caso, de cumplimiento del desarme?

Los grupos de autodefensa se han convertido en un hibrido sorprendente. Cuando abusan del poder local que han creado, entonces la sociedad los reprueba y pide que se les ponga en orden; sin embargo, cuando ese orden se ha tratado establecer, entonces se pide que se respete su naturaleza y, por supuesto, sus derechos, sean cuales  fueren. A muchos se les ha olvidado que quienes financiaron de inicio a estos vengadores fueron grupos criminales, debido a la importancia geoestratégica que tiene para ellos esa región michoacana.

A muchos se les ha olvidado que nadie, absolutamente nadie, puede estar por encima del Estado mexicano, y a pesar de que el propio Estado fue quien mandó al olvido esa región y muchas otras en todo el país, el México que vivimos hoy es muy diferente al de hace dos años y, por ello, cuando se necesite hacer uso de la fuerza y de la violencia legítima, quienes irán al frente serán las fuerzas armadas, aun y cuando —en caso de ser así— existan voces que quieran hacer ver que este uso de la fuerza será contra el pueblo bueno.

El Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea jamás harán algo contra el verdadero pueblo.

CABO DE TURNO

El próximo 21 de abril se celebrará el centenario de la defensa del heroico puerto de Veracruz.

Más allá de lo significativo de la fecha y de las excelentes maneras de los marinos para organizar sus eventos, el discurso del almirante Vidal Soberón seguramente estará lleno de mensajes que, ojalá, se entiendan en su justa dimensión.

Que no se olvide que soldados y marinos están más unidos que nunca.

jibarrolals@hotmail.com

@elibarrola