Cadena de mando

“Lo imposible ya se hizo…”

Líder es una palabra que cada vez tiene menos exponentes en este país.

¿Dónde están los verdaderos liderazgos que logran hacer un México mejor?

En materia política no existe un líder que se siga de manera masiva, es decir, lo siguen quienes necesitan que les den una "chamba", lo alaban quienes ya tienen la "chamba", pero de que ese líder tenga un impacto real en las masas, ¡nada!

Un líder educativo, que proponga, que desarrolle o bien que solamente vele por el interés de los educandos, ¡nada! A los líderes de maestros no les importan los alumnos; para ellos solo vale el poder político que obtienen representando maestros.

Otro ejemplo de que no existen líderes, lo encontramos a escala social, donde tampoco aparece alguien que represente de manera real los intereses de la gente. Los líderes sociales solamente se valen de trampas o de violar la ley para representar a más gente, por ejemplo, los que invaden terrenos, casas, edificios.

Ya ni hablamos del sector salud, cultural, empresarial, deportivo, etc. No existen líderes ni liderazgos, y más allá, la gente no reconoce el grado de líder en nadie. Complicado entonces.

Con todo lo anterior es difícil creer que dentro de las fuerzas armadas, los liderazgos son legítimos, y lo son, debido a la suma de dos factores: uno, la lealtad que todo líder militar se gana con sus subordinados, y segundo, que las acciones de soldados y marinos están dirigidas a servir a México.

¿Qué tipo de líderes necesita el país?

Cuando se habla de copiar formas y soluciones militares para la vida civil, quienes se dicen líderes de diversos sectores ponen el grito en el cielo; sin embargo, es una realidad que el Ejército mexicano, la Marina Armada y la Fuerza Aérea son las instituciones con mayor nivel de confianza en el país; por lo tanto, son las que están siendo más efectivas, las que dan resultados.

Los que se dicen líderes, ¿estarán dispuestos a hacer algo por México?

La participación militar y naval en la sociedad es en la actualidad la más visible entre las instituciones del país; la gente lo reconoce y a la vez pide que no se retiren de los diferentes espacios donde se encuentran soldados y marinos.

Se podría pensar que los militares pertenecen a un sector donde el liderazgo es per se, debido a la cadena de mando, pero en realidad, un líder militar debe ganarse la confianza y el respeto de sus subordinados, nunca imponerse, a pesar de las jerarquías y posibilidades, por ejemplo, del "temido" arresto.

Los militares mexicanos demuestran su liderazgo positivo por el país.

¿Quién más lo está haciendo?

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola