Cadena de mando

La gestión militar a 1 año (parte 2)

Es muy confuso e irresponsable crear encuestas que determinen si la estrategia de seguridad del presidente Peña Nieto ha funcionado o no. Confuso, porque las encuestas deberían realizarse entre quienes se han preocupado por informarse correctamente sobre la estrategia en cuestión; irresponsable, debido a que quienes actúan en el combate a la delincuencia no tienen la misma responsabilidad ni el mismo equilibrio de recursos; por ejemplo, el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea no tienen dentro de su presupuesto un ejercicio exclusivo para tareas de seguridad pública, amén de que en su acción las fuerzas armadas se someten a la disciplina y a la justicia militar y en el mismo sentido se exponen ante la justicia civil.

Hasta el día de hoy, no existe demanda o descontento de la sociedad sobre lo que ha sido la gestión de las secretarías de Defensa y de Marina.

EJÉRCITO Y FUERZA AÉREA

La designación de los generales Noé Sandoval Alcázar y Gilberto Hernández Andreu, oficial mayor y contralor e inspector general, respectivamente, ha generado grandes expectativas a la consecución de la estrategia impulsada por Salvador Cienfuegos. Los relevos en las regiones y las zonas militares son naturales y estratégicos.

Los encuentros que motivó la Sedena para generar más y mejores relaciones civiles-militares se consolidaron en dos grandes foros —uno a principio de año y el último a finales de octubre— que produjeron un conocimiento mayor de ambos sectores. Funcionarios del gobierno de la República, académicos, empresarios, legisladores y estudiantes se reunieron con generales, jefes y oficiales para retroalimentar la tan necesaria relación.

Otro de los aciertos fue el fortalecimiento de las relaciones con diputados y senadores. El alto mando ha podido demostrar que esa relación no se tiene que mal interpretar y que, al contrario, en este tiempo es necesaria tanto para el Poder Legislativo como para los militares. Gracias a las acciones de quienes se encargan dentro del Ejército de la relación legislativa-militar, se ha roto el mito existente sobre la sana distancia que en el pasado se tuvo. El reconocimiento otorgado por los legisladores locales y federales al Ejército en su centenario no puede terminar en simples festejos, y esto lo saben bien los militares; de ello que el lazo creado haya sido de manera institucional. Ojalá que los legisladores puedan legar a quienes ocupen su lugar la necesidad de mantener conocimiento, relación y apoyo a las fuerzas armadas.

Sin lugar a dudas la presencia pública y activa del Ejército durante este festejo del centenario —que termina en febrero de 2014— debe llevar a los soldados a mantenerse vigentes en el ánimo y confianza de la gente. También los debe llevar a seguir fortaleciendo sus relaciones con la clase política para demostrar que las fuerzas armadas son un soporte de las instituciones del país.

MARINA ARMADA DE MÉXICO

La estrategia de unidad de las fuerzas armadas no hubiese tenido éxito sin la correspondencia de los marinos. Los soldados de tierra y aire son comparativamente mucho más que los de mar y es un hecho que, en el pasado, la relación entre “primos” se concentraba mucho más en las personas que entre las instituciones, es decir, el intercambio educativo y tecnológico de ambas dependencias logró que soldados y marinos se relacionaran de manera personal, aunque también es un hecho que, a la hora de servir al país, cada quien lo hacía desde su propia trinchera y es aquí precisamente donde la actual gestión de la Armada de México tiene un resultado por demás positivo.

Hoy, la unidad ha hecho que la trinchera sea solo una; se ha logrado que el objetivo sea común y es una realidad que cada uno aporta recursos específicos y esfuerzos conjuntos por conseguirlo. Los marinos han hecho su labor en la conciencia del fortalecimiento que necesitan tener ante la sociedad, ante la clase política y por supuesto ante el equilibrio que su comandante supremo debe tener con soldados y marinos.

Los rescates de la Marina a indocumentados que polleros dejan a la deriva en alta mar se han vuelto cotidianos en lo que va del año. Contrastan, entonces, con el intento de diferentes grupos por subir también a los marinos en el tema de violación de derechos humanos.

Los marinos han sabido sortear mares turbulentos con la serenidad que los caracteriza.

jibarrolals@hotmail.com

@elibarrola