Cadena de mando

¿Qué quieren los mexicanos de sus fuerzas armadas?

Descontextualizar las palabras del secretario de la Defensa se ha convertido en una práctica común. Lo dicho por el general Salvador Cienfuegos en el tradicional desayuno decembrino con medios de comunicación no solo se ha dramatizado, sino también sobredimensionado.

Cienfuegos no amenazó con regresar a los cuarteles; más bien, aclaró que la presencia militar en las calles se debe a que la sociedad así lo solicita y que, en el momento que lo pidan, regresarán a sus cuarteles. La pregunta que debe surgir aquí es qué condiciones de seguridad necesitan presentarse para que esto suceda. Por supuesto que los oficiales del Ejército mexicano no estudiaron para andar de “polis” municipales o estatales; sin embargo, Cienfuegos nunca dijo que los soldados ya no actuarían contra la delincuencia.

A pregunta expresa sobre el balance de la estrategia en los últimos 10 años, el general secretario fue contundente al asegurar que no es a “balazos” como deben resolverse las cosas; la compleja transferencia de responsabilidades y culpas de los civiles hacia los militares es un vivo ejemplo, es decir, nadie se quiere responsabilizar del fenómeno terrible de la delincuencia y la violencia, por lo que a muchas autoridades se les hace más fácil que las fuerzas armadas se enfrenten a balazos a los criminales, cuando demostrado está que, a pesar de que son los únicos en hacerle frente al problema, no queda en soldados y marinos la responsabilidad por mejorar condiciones que solo competen a los civiles.

Cienfuegos Zepeda fue claro al asegurar que una Ley de seguridad interior, en vez de institucionalizar la presencia de las fuerzas armadas en las calles, regularía la participación de las mismas. Con el otorgamiento de una base legal para los militares, los tres poderes del país decidirán en qué momento deben participar soldados y marinos y con ello qué tarea cumplir, en qué superficie de terreno y por cuánto tiempo; sin embargo, aclaró el secretario de la Defensa que, “cuando los legisladores decidan, los militares harán lo que siempre hacen, es decir, acatar lo que disponga el Congreso.

No son los militares los que han fallado.

Los jueces siguen liberando delincuentes comprobados. Nadie se quiere hacer responsable de esta situación. ¡Nadie!

Nuevamente la pregunta central es qué quieren los mexicanos que hagan las fuerzas armadas?

Y lo que pidan, se hará.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola