Cadena de mando

¿Qué no estamos entendiendo?

Llegó el momento de que los mexicanos nos probemos a nosotros mismos.

Estamos esperando a que Donald Trump cambie su forma de hacer gobierno, cuando en realidad eso no va a suceder. Estamos esperando a que las cosas pasen cuando en realidad ya están pasando, es decir, el hombre más poderoso del mundo comenzó desde el minuto uno de su gobierno a cambiar el orden establecido, las relaciones diplomáticas, comerciales y sociales.

¿Lo estamos entendiendo?

Las amenazas en materia de seguridad nacional son muchas y en este sentido no solamente las fuerzas armadas deben enfrentarlas. No tenemos en este momento leyes acordes al tiempo que enfrentamos, por ejemplo, en materia de seguridad nacional, interior y pública, debe entenderse el desempleo como un factor que debilita a la seguridad; debe entenderse también que los ánimos no pueden exaltarse al grado de promover no comprar productos de marcas estadunidenses, ya que son mexicanos quienes trabajan en ellas; sí comenzamos con ello, más tarde no faltará quien promueva el “haz patria y mata a un gringo”.

La seguridad nacional no significa solamente la defensa de amenazas externas, implica en gran medida las fortalezas de país que tenemos para enfrentarlas.

La seguridad nacional está directamente ligada a las relaciones diplomáticas y se insiste en que no es una invasión armada lo que se avecina; lo que tenemos en este momento es confusión, coraje, incertidumbre y un nacionalismo anacrónico.

¿Dónde están las nuevas oportunidades? Un país violento e inseguro no puede crecer ni mucho menos promoverse en el mundo. ¿Qué no estamos entendiendo?

¿Podemos solos salir adelante?

La unidad nacional que tanto se está promoviendo ha sido un tema que por años han promovido soldados, marinos y pilotos. Las acciones de las fuerzas armadas precisamente han sido en función de fortalecernos internamente y ojalá se entienda que los militares no pueden quedarse afuera, ya no digamos de estrategias, sino de planes de acción inmediatos para robustecer a este país.

Sedena y Semar son las instituciones con mayor presencia nacional y son ellas las que tienen el termómetro real de todo lo que ocurre en México.

Ojalá se entienda que es el momento de sumar todos los esfuerzos, todas las capacidades y, sobre todo, las voluntades.

Unidad nacional y lealtad institucional deben ser los ejes rectores para salir adelante.

Nos puede afectar a todos.

Ojalá se entienda.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola