Cadena de mando

¡A las armas, muchachos; la patria está en peligro!

La conmemoración del centenario de la defensa del “cuatro” veces heroico puerto de Veracruz fue simbólica y representativa. La división social del país en 1914, sin duda, motivó a que el ejército de EU encontrara un excelente pretexto para invadirnos. Efectivamente, la patria estaba en peligro.

La realidad indica que, per se, todos los países corren riesgos. Lo importante es poder identificarlos para hacerles frente de la mejor manera. Para el almirante Vidal Soberón Sanz, secretario de Marina, lo que enfrenta hoy el país se combate con la coordinación de fuerzas y con ello no se permitirá que la delincuencia interrumpa las acciones de los mexicanos que buscan vivir en paz.

En su discurso del pasado 21 de abril en Veracruz, Soberón Sanz dejó claro que las acciones de la Marina no deben individualizarse, sino que deben entenderse como parte de lo que las fuerzas armadas realizan en conjunto. La postura del almirante-secretario, más que oportuna, es precisa, ya que el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea están dando resultados exitosos contra el mayor peligro que vive la patria.

Para los militares de tierra, aire y mar, la lealtad y el honor no son negociables; por esto, no cumplir la misión cabalmente no es opción, es decir, no serán ellos los que debiliten estos valores, ya que, de hacerlo, los peligros para el país serán inminentes.

Entonces sí, ¡sálvese quien pueda!

Código de Justicia Militar

El pasado jueves el Senado de la República aprobó cambios al artículo 57 del Código de Justicia Militar, donde se plantean modificaciones al alcance del fuero militar y al Tribunal Civil competente cuando se afecten los derechos de un civil, reconociéndose el principio de inocencia para todo imputado.

Para la senadora priista Arely Gómez, a partir de que la Cámara de Diputados apruebe los cambios, “ningún militar podrá actuar impunemente contra un civil”. Habrá que preguntarle a la “experta en temas de justicia” qué pasa con los policías municipales y estatales que a diario, en todo el país, violan las garantías de miles de ciudadanos.

Al “eximio” senador Alejandro Encinas habrá que preguntarle cuáles han sido sus “relevantes” propuestas para que el Ejército y la Marina regresen a sus cuarteles. Amén de mantener el discurso anquilosado de los años sesenta del “Ejército asesino”, Encinas no plantea absolutamente nada para generar que la seguridad pública en este país permita que los militares no sigan en las calles poniendo el orden que la sociedad demanda; gobernantes, legisladores locales y federales no tienen ni la menor idea de cómo resolver la seguridad pública.

Con la estrechez de miras que tienen estos dos y otros muchos legisladores, la patria está en peligro.

Cabo de Guardia

El objetivo de que México sea un actor con responsabilidad global no queda solamente en intercambios comerciales, tecnológicos, académicos y culturales. La seguridad continental y regional (México, Estados Unidos y Canadá) es el tema donde las secretarías de la Defensa y de la Marina han demostrado cómo nuestro país puede participar activamente en la detección y solución de una cadena de riesgos que afecta al mundo y específicamente al continente americano.

Con la realización en la Ciudad de México de la segunda Reunión Trilateral de Ministros de Defensa de América del Norte, el paradigma será hasta dónde la política de la nación estará dispuesta a que soldados y marinos mexicanos dejen de ser observadores para comenzar a actuar coordinadamente como lo están haciendo ejércitos como el colombiano y el brasileño, los cuales efectúan operaciones conjuntas con soldados americanos en Guatemala, por ejemplo.

Para Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón, queda claro el importante papel que desempeñan como ministros de Defensa de América del Norte, coincidiendo con sus homólogos de Estados Unidos y Canadá en que las amenazas transnacionales requieren respuestas en ese mismo sentido, siempre respetando la soberanía de cada país.

Dentro de las áreas identificadas para extender la cooperación trilateral, están la actualización y la valoración de amenazas continentales de Norteamérica, la identificación de medidas y procedimientos para apoyar las instituciones civiles de seguridad pública, el desarrollo de mecanismos para incrementar la eficiencia de nuestras fuerzas armadas en apoyo a las instituciones civiles en caso de desastres de origen natural o antropogénicos, la compartición de información en relación con la defensa cibernética y métodos para enfrentarlos, y las actividades para fortalecer la seguridad de las zonas fronterizas de Norteamérica, entre otros.

Para Chuck Hagel, secretario de Defensa de Estados Unidos, “el narcotráfico es una amenaza regional”. Hubiera sido mejor conocer qué requerirá de los países americanos si estalla la guerra en Ucrania.

jibarrolals@hotmail.com @elibarrola