Cadena de mando

Reto 2016

Oportunidad inmejorable presenta 2016 para las fuerzas armadas en México. Se cumplen 10 años de mantener una presencia constante y visible en la sociedad; se cumple una década de otorgar resultados constantes y visibles, a pesar del desgaste que puedan tener los soldados de tierra, mar y aire.

En estos últimos 10 años, la sociedad ha comprendido bien cuál es la labor que desarrollan los militares en todos los lugares donde se encuentran presentes; sin embargo, uno de los principales retos de 2016 para soldados y marinos será comenzar con una campaña de concientización sobre la naturaleza militar en México, es decir, si ya se comprendió su hacer, ahora habrá que demostrar su ser. Los mexicanos tienen una alta expectativa sobre los resultados de los militares; por ello, no deben las personas confundir hasta dónde pueden los soldados hacer algo por ellos.

Si el gobierno y la sociedad pretenden obtener mayores beneficios de las fuerzas armadas en 2016, entonces tienen que ampliarles sus capacidades jurídicas, personal, infraestructura, equipos, vehículos y, lo más importante, la confianza para que alcaldes, gobernadores y alguno que otro secretario de Estado entiendan, de una vez, que los militares no quieren gobernar este país.

Los militares fortalecen las condiciones para que se desarrollen los ambientes propicios para gobernar.

De lo anterior se presenta en este año que comienza un reto complejo por sus diferentes aristas, los procesos electorales y el papel que tienen las fuerzas armadas en él.

Amén de las elecciones estatales de este año, la urgente necesidad por construir una candidatura por parte del actual gobierno para 2018 es más que lógica, de ahí el riesgo es que el propio proceso no se corrompa desde antes de nacer y en él se debiliten las instituciones.

Es un hecho que las fuerzas armadas han demostrado su neutralidad en materia de filias partidistas; sin embargo, no faltarán quienes quieran envolver a los soldados como responsables directos de una derrota o de una victoria.

Hay políticos en este país que creen que las fuerzas armadas son herramienta de presión para las negociaciones políticas.

Nada más alejado de la realidad. Desafortunadamente, soldados y marinos tendrán que cargar con ese peso, debido a que a pesar de que el Presidente reconoce el esfuerzo militar, muchos de sus secretarios siguen creyendo que a los militares se les debe tener como el último recurso. Demostrado está en materia institucional que son el único.

En el teatro electoral, los candidatos deben entender la importancia de tener "excelentes" relaciones con los militares.

De lo contrario, ¿quién y cómo va a defenderlos?

Feliz año 2016.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola