Cadena de mando

¡Pobres almas en desgracia!

Les pido que me dejen ser curioso...

¿Por qué, si el GIEI dice que los 108 detenidos por la desaparición y muerte de los estudiantes de Ayotzinapa fueron torturados y presionados a declarar, no han comenzado una defensa por liberarlos?

Jurídicamente no hay precedente —en México— de tantos detenidos por un hecho. ¿Ciento ocho personas sujetas a proceso por los mismos delitos pueden ser torturadas y vejadas? Entre los detenidos, se encuentran los ex alcaldes de Iguala y Cocula, la esposa del primero, policías municipales, criminales confesos de pertenecer a grupos delictivos y toda clase de "culeros".

Habrá que liberarlos. ¡Pobres almas en desgracia!

Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y para el GIEI, la tortura y la violación de los derechos humanos solamente provienen del gobierno. Los muertos también son del gobierno; qué decir de los desaparecidos. Si realmente hay casi 30 mil desaparecidos en México, ¿no hubiera 30 mil familias buscándolos?

La gran mayoría de estas familias sabía bien a qué se dedicaba su "desaparecido".

Solamente son visibles los familiares de "Ayotzinapa" y de los cinco jóvenes secuestrados en Tierra Blanca, Veracruz.

Más de 90 por ciento de las quejas en la CNDH no es ratificada por los quejosos. El 97% del total de quejosos utiliza nombres y direcciones falsas. Es un gran negocio victimizar criminales, pero lo es más —por ejemplo— criminalizar a las fuerzas armadas.

Excelente negocio, nacionalizar el crimen.

El informe de la CIDH dice que la violencia en México es producto de la presencia militar en las calles.

¿Qué país sería este sin la acción militar en el combate a la delincuencia?

Sin la recuperación de espacios y la captura de delincuentes que han logrado soldados y marinos, los "expertos", "visitadores" y demás no podrían hacer libremente en este país "sesudos" análisis sobre nuestra situación de violencia, crimen y derechos humanos.

¡Ah! El reporte de la CIDH se basa en dichos, no en hechos. Se basa en creencias, no en realidades. No se basa en todo el país.

¡Ah! Pero hay que inculpar a los militares "a huevo".

Cabo de Guardia

Creo firmemente en la urgencia de crear en México cultura de fuerzas armadas.

No pueden muchos seguir cayendo en la trampa de pocos, en función de las campañas contra soldados y marinos.

No todos los uniformes son militares, ahora resulta que cuando un delincuente o un policía traen uniforme, "a huevo" es militar.

Tampoco se trata de envolverse en la bandera y saltar.

A partir de hoy los invito a debatir y compartir estos temas en www.cadenademando.com y en cadenademando.com/facebook.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola