Cadena de mando

Medios, sociedad y fuerzas armadas

Siempre caminan hacia el mismo destino, aunque no siempre a la misma velocidad o con la misma intensidad.

Hay quienes afirman que cada país tiene los medios de comunicación, la sociedad y las fuerzas armadas que merece. Soy un convencido de que en algunas ocasiones también se tiene lo que se puede tener.

En 1984, el gobierno de Miguel de la Madrid, con Manuel Bartlett como brazo ejecutor, mandó matar al periodista Manuel Buendía. Al año siguiente, le tocó el turno a Carlos Loret de Mola, quien muere asesinado en un retén policiaco en Guerrero. El 14 de mayo de 1986, la revista Impacto fue requisada por agentes de la Secretaría de Gobernación; mi padre, el periodista y militar Juan Ibarrola, no murió asesinado a balazos esa tarde de mayo. Murió por la impotencia que le causó que ese gobierno le cerrara cualquier espacio de difusión.

Esas prácticas ya pasaron. Hoy la Presidencia no necesita mandar matar periodistas, quizá presione para que le bajen de tono; aunque con tanto medio alternativo, nadie en México puede coartar la libertad de expresión.

La sociedad también se ha transformado sobremanera. La gente en las grandes ciudades mexicanas se deja llevar por la emoción de las tendencias, antes que por la razón de los hechos, y esto es natural ante tanta invasión de la opinión, por encima de la información.

A pesar de la falta de hechos y contundencia, la gente señala y desdeña, por ejemplo, esta semana, al presidente Peña Nieto por el tema Aristegui-MVS. Gobierno “represor” y culpable de todo es la constante de estos días.

La combinación de los tres elementos (medios, sociedad y fuerzas armadas) genera un fenómeno muy interesante. La libertad de expresión que se tiene en los medios ha permitido que hoy, más que nunca, se genere una campaña contra las fuerzas armadas; sin embargo, y a pesar de ello, para la sociedad siguen siendo el Ejército, la Marina Armada y la Fuerza Aérea las instituciones más confiables del país.

La gente, a pesar de que no tiene a los medios de comunicación como su institución más confiable, cree lo que dicen.

A los militares, la sociedad los tiene en el lugar más alto y confía plenamente en ellos. El riesgo es que la gente comience a exigir a los soldados lo que hoy realizan como apoyo a las autoridades civiles.

Cabo de Guardia

En febrero se celebró el 73 aniversario de la Academia Militarizada México. Ojalá y pueda reabrir sus puertas, cerradas desde 2006.

Muchos jóvenes lo necesitan.


jibarrolals@hotmail.com

@elibarrol