Cadena de mando

Marina Armada: el papel histórico

Hace 15 días, el que esto escribe recibió una serie de correos electrónicos donde el término “mal mexicano” fue de lo mejor con lo que fui calificado. El motivo fue mi atrevimiento a concluir que los jóvenes oficiales del Heroico Colegio Militar, además de abrazar la carrera de las armas, encontraban —en su instrucción profesional-militar— los alicientes necesarios para sentirse mejores ciudadanos de este país. Se llegó a entender como una comparación de estudiantes civiles con los del sistema educativo militar. El análisis de ese día correspondía al hecho de que, en muchas instituciones educativas, en medios de comunicación y como parte de la difusión social, a la gran mayoría de los jóvenes en este país no se le enseña a ser ciudadanos.

El pasado jueves 14 de agosto, se graduó la generación 2009-2014 de la Heroica Escuela Naval Militar. Para estos 146 nuevos guardiamarinas, es gloriosa la responsabilidad de servir a México, al igual que recibir el “sable” —que los identifica como oficiales de la Armada de México— de manos del presidente Enrique Peña Nieto, no reconociendo en él a un partido o a una ideología política, sino a quien en este momento y hasta el primero de diciembre de 2018 será el comandante supremo de las fuerzas armadas. Esta nueva generación le confirma al Presidente que “sabrán cumplir con las misiones que le son encomendadas. No ven en su futuro como oficiales de la Armada de México una carrera política; más bien, la observan como una que será de entrega y servicio a su país. Sí, suena ramplón, pero así es para ellos.

Al igual que muchos jóvenes mexicanos al momento de terminar sus estudios profesionales, estos oficiales navales quieren entregarlo todo. La diferencia entre ellos y los civiles es la ruta profesional clara y ascendente que los marinos tienen y que garantiza una vida honorable y decorosa, una seguridad de vida en muchos aspectos.

Estos guardiamarinas tienen el firme convencimiento de que deben unirse al compromiso histórico de velar por la seguridad del país. Para ellos, la institución a la que pertenecen se encontrará dedicada completamente al tema de la seguridad interior, específicamente a la lucha contra la delincuencia; saben bien los jóvenes guardiamarinas que falta mucho para que soldados y marinos regresen a sus cuarteles.

Para el secretario de la Marina, el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, el compromiso histórico de la Marina Armada es ineludible, ya que el México de hoy merece acciones contundentes en favor de la seguridad de los ciudadanos y demanda el esfuerzo y unión de hombres y mujeres por igual. Exige de unas fuerzas armadas actualizadas, modernas y conscientes; todo para alcanzar un país en paz, seguro y próspero. Soberón Sanz recalcó lo vital que es la educación para el desarrollo nacional, a lo que dentro del compromiso histórico el sistema educativo naval responde formando académicamente hombres y mujeres que serán los pilares de la Armada de México.

La Marina Armada mantiene su papel histórico. Saben bien que ha sido mejor pelear en conjunto con los soldados de tierra y aire diferentes luchas y que esta unidad que mantienen desde principio de sexenio solamente los fortalece como instituto armado. Fortalece que la trascendencia del rol de las fuerzas armadas en respuesta a la realidad nacional sea comprendida por la sociedad en general. Para los mexicanos, la presencia de soldados y marinos en las calles ya es parte de la cotidianidad, lo cual para la simbiosis civil-militar no es negativo, al contrario, a mayor presencia y resultados de la misma, mayor confianza y compromiso entre ambas partes.

Ojalá —como se ha insistido en este espacio— que se obtenga mayor provecho de los jóvenes, hombres y mujeres que se gradúan del sistema educativo naval y militar.

Cabo de Guardia

Ayer, se celebró la graduación de los alumnos de la 33/a. “Antigüedad de la Maestría de Administración Militar para la Seguridad y Defensa Nacionales”, del Colegio de Defensa Nacional, ubicado en el antiguo Colegio Militar en Popotla, en la Ciudad de México.

El Colegio de Defensa es la máxima institución educativa del Ejército y de la fuerza aérea de nuestro país, donde no solamente participan militares de las tres fuerzas, sino también funcionarios del gobierno federal. En este colegio, se prepara a los alumnos a comprender, analizar y solucionar problemas de seguridad y defensa nacional en los campos del poder político, social y militar.

Todos los egresados del Colegio de Defensa participan en funciones de alto nivel de decisión prioritaria para la seguridad de México.

Su director es el general de brigada D.E.M., Guillermo Almazán Bertotto.

 

jibarrolals@hotmail.com @elibarrola